Teoría del Futbol Sala II: Táctica

Algunos autores definen la táctica como:
 A. Puni: “La táctica es el conjunto de modos de aplicación de los procedimientos técnicos en correspondencia con las condiciones de la competencia”. 
Oliva y colaboradores:“la táctica es la búsqueda de la eficacia, la perfección y el conocimiento a través del pensamiento y la praxis inteligente desarrollados en el enfrentamiento de forma práctica, libre y creativa”.
Alvarez: “La táctica es el proceso en que se conjugan todas las posibilidades físicas, técnicas, teóricas, psicológicas y demás, para dar solución inmediata a las situaciones imprevistas y cambiantes que se crean en condiciones de oposición”.
También es habitual acercar y/o confundir la definición de táctica con la de estrategia, sobre todo si se piensa en la táctica como la forma de disponer los jugadores para afrontar un ataque o una defensa frente a un rival.
Podemos aglutinar una definición válida de táctica en: “el conjunto de acciones individuales y colectivas de un equipo, organizadas, coordinadas y orientadas hacia un fin concreto, dentro de las situaciones e intencionalidad del juego”.
Los jugadores deberán elegir y adaptarse entre las diferentes alternativas, en función de la oposición o variabilidad del rival y los elementos del juego. El jugador realizará acciones conscientes buscando la adaptación a situaciones o la solución a problemas que surjan del juego.
Es aquí de nuevo donde volvemos a valorar la importancia de los gestos técnicos como base de las acciones tácticas, tanto para su aprendizaje como para su ejecución. Porque el jugador adaptará la ejecución de su acción con una intencionalidad determinada aplicando un elemento decisional que le permita dar solución al problema planteado, y poniendo en acción el elemento táctico necesario.
 La conciencia juega un papel determinante en el aprendizaje y ejecución de la táctica, ya que un jugador aprende y ejecuta elementos tácticos mediante unas fases cognitivas concretas de percepción, decisión y ejecución (acto táctico).
  • Percepción y análisis de las situaciones del juego
  • Decisión de la acción a realizar
  • Ejecución práctica de la acción
El trabajo de elementos tácticos es por tanto uno de los procedimientos más dinámicos del entrenamiento diario. A través del entrenamiento táctico los jugadores asimilan, experimentan y progresan en los distintos procedimientos y conceptos del juego, preparándose para desarrollar unas formas específicas de juego.
De forma general podemos comentar que mientras que la técnica se va a relacionar con habilidades cerradas, la táctica la identificamos con habilidades eminentemente abiertas donde el deportista debe ajustar su “actuación” a diferentes problemas que se le van a presentar (Tinning y Siedentop, 1985, citados por López y Castejón, 1997).
Y como que los procesos de aprendizaje y ejecución de la táctica, están basados en el elemento decisional del jugador, deberá ser éste un componente principal en todas aquellas tareas que desarrollemos en nuestros entrenamientos
Anuncios