Portero-Jugador en elaboración de juego

Me gustaría comenzar pidiendo disculpas a todos aquellos que se conectan de forma habitual a mi blog, ya que últimamente no he tenido demasiado tiempo para subir entradas de interés. La nueva versión que estoy intentando acabar de la base de datos para gestionar los entrenamientos, y las nuevas responsabilidades de estos últimos días, me han tenido un tanto ocupado. Espero seguir teniendo una buena continuidad para todos los que os dais una vuelta por aquí de tanto en tanto.

Todavía quedan temas por seguir comentando sobre las posibles situaciones de la defensa del juego de portero-jugador o juego de 5. Pero ahora me gustaría aportar esta entrada, y hacer referencia a otra forma del juego de 5, que sería la del portero-jugador en pista propia.

Si, es esa situación que fundamentalmente aprovechan aquellos equipos que disponen de un portero que juega excepcionalmente bien el balón con los pies, y que les confiere la posibilidad inmediata de presentar un nuevo recurso táctico.

La verdad es que suelo decir, que si bien es importante la calidad técnica que este tipo de porteros tiene con el balón en los pies, me gustaría destacar que para mí, lo realmente importante es la capacidad que tiene ese portero para manejar la situación de presión y experiencia en la toma de decisiones.

Y es que si bien es importantísimo dar un pase al pie del compañero, creo que eso casi todos los porteros podrían hacerlo con una cierta calidad. Está claro que puede haber unos mejor que otros, pero en definitiva, el portero que adelanta su posición, bien en su propia pista como elaborador de juego, o bien hacia la pista rival como acción táctica, tan sólo debe ejecutar un pase. Puede tener una técnica excepcional, pero ni va a regatear, ni va a hacer ninguna croqueta, ni va a hacerle un caño a nadie. Sólo tiene que dar un pase…al pie del compañero.

Pero lo que sí que tiene que hacer de una forma importante y determinante, es aplicar esa técnica al juego. Y eso se llama técnica aplicada o táctica individual. O sea que donde para mí destaca realmente la capacidad de un portero para salir de su área y ofrecer una alternativa táctica válida en el juego de portero jugador sobre todo como elaborador de juego, es su capacidad táctica individual. Es decir, su toma de decisiones durante el juego real, y como ejecuta un acto técnico tan simple como un buen pase en un entorno de juego real.

Por eso la capacidad del portero de salir, recibir, aguantar y controlar la presión del tiempo, del espacio, del rival, de las opciones posibles de pase, de la propia ansiedad de desatender un espacio cómodo para él como es la portería…en fin, todo eso es la propia acción real del juego, y es donde creo que radica la calidad, y diferencia los casos tan extraordinarios de porteros que manejan tan bien este tipo de situaciones.

Pero también es cierto, que todos los entrenadores parece que queremos estar siempre a la última. Y aunque no tengamos un portero que disponga de esas características, pensamos que porque lo haya comenzado a hacer el brasileño importador de nuevas tácticas, o lo hacemos nosotros, o no practicamos un fútbol sala moderno.

Por ello, en ocasiones, los entrenadores tenemos tendencia a copiar situaciones que vemos en otros partidos o por la tele, sin más análisis que pensar que si lo hacen los de división de honor…debe ser bueno. Y es cierto que hay muchos aspectos tácticos interesantes en sacar al portero de la portería, pero vamos a ver cómo, porqué, y qué opinamos cada uno.

Si os apetece, me gustaría abrir un pequeño y simple debate con comentarios sobre estas situaciones que voy a explicar. Como sabéis mi blog está orientado al fútbol sala, y creo que tan sólo hablando de fútbol sala e intercambiando opiniones…todos aprenderemos más.

Voy a comenzar argumentando algunos razonamientos tácticos de situaciones que se producen de forma habitual, preferentemente en los saques de banda con posible presión del rival a ¾ de pista.

La primera y la más habitual, es la de sacar al portero de la portería para jugar con el pie y crear superioridad en una salida de presión a través de un saque de banda cerca de nuestra portería. Si el portero no tiene unas características mínimas como antes explicaba, creo que puede ser fácilmente defendido por el equipo contrario, y en la mayoría de los casos, resulta menos efectivo que estructurar una salida de presión con los 4 jugadores de pista.

Otro razonamiento sería decidir donde ponemos al portero. Porque parece que si estructuramos la salida del balón en un saque de banda dándole participación al portero pero dejándolo centrado alrededor de su área o portería, no parece ni tácticamente correcto ni moderno.

Algunas de las situaciones que habitualmente se suelen repetir en un saque de banda con presión rival, son o bien una línea de 3 casi horizontal con el portero en la banda contraria del balón. O bien una línea de 2 también con el portero en la banda contraria donde se encuentre el balón.

Veamos que piensa el rival que tiene que defender esa situación. Habitualmente lo que ocurre, es que el rival comienza a tener dudas de si posicionarse como si defendiese portero jugador en pista propia quedando pocos minutos para acabar el partido. Supongo que poco a poco nos iremos adaptando a estas situaciones, y entenderemos como normal, que el portero juegue fuera de su área con absoluta tranquilidad. Pero como equipo defensor, debemos valorar que es lo que nos interesa. Si robar rápido porque con esta situación pretenden dejar pasar el tiempo. Si dejar tocar porque el resultado no es definitivo. Si retroceder y defender a 15 metros porque vamos por delante en el marcador.

Portero elaboración 1Y no sólo en eso, sino también en qué sistema táctico posicional defendemos. Porque tanto podríamos defender con una zona 2-2, y si el portero va al ala contraria del balón no preocuparnos demasiado por su progresión. Como también podríamos defender en individual e incitando al portero a subir para finalizar, si éste se coloca en el carril central partiendo de su propia área.

En cualquier caso, si somos los que vamos a ejecutar este sistema táctico sacando al portero para elaborar juego con un saque de banda lateral, creo que deberíamos contemplar que una de las posibilidades más acertadas, y tal vez la que menos se practica, es hacer que sea el propio portero el que saque de banda.

Portero jugador 2 Con ello nos aseguramos un defensor frente al balón y frente al portero, lo que implica superioridad real para nuestros restantes jugadores de pista. También le facilitamos la decisión táctica a nuestro portero, porque tan sólo debe preocuparse del pase en primera instancia y no de otra situación más compleja de juego real. Asimismo permite que nuestros jugadores de pista reciban con más claridad y puedan progresar rápidamente hacia la portería rival.

Portero elaboración 3 Creo que pueden haber bastantes más variantes tácticas, que espero ir comentando. Pero aprovechemos esta entrada para recoger vuestras opiniones.

Anuncios