LA EXPEDICIÓN CATALANA…A SANTIAGO

La verdad es que se podrían explicar situaciones realmente inverosímiles, porque 5 años y ciertas personas dan para mucho. Y aunque espero poder hacerlo con la ayuda de alguno de vosotros, no es necesario retroceder mucho en el tiempo para que todos comprendamos lo sorprendente de algunas realidades sobre nuestro comité catalán de fútbol sala.

Fuimos muchos los entrenadores catalanes que nos desplazamos a Santiago de Compostela con motivo de la celebración de la pasada Copa de España de Fútbol Sala, eso sí, pagando absolutamente todos los gastos de nuestro bolsillo.

Lo cierto es que fue una auténtica delicia tanto por el nivel competitivo de los equipos, como por el ambiente, el escenario, la implicación de la gente de Santiago, en fin, una auténtica gozada. Claro, la representación catalana para la copa (Marfil y Barça) era doble, y el gusanillo de la tierra estaba muy presente.

Pero además se dio la acertadísima coincidencia de celebrar en el mismo periodo y en la misma ciudad, el campeonato nacional de selecciones territoriales sub-20, donde Catalunya participó con una excelente representación de nuestros jóvenes jugadores.

Y como buen entrenador que se precie y el cansancio deje, allá que nos fuimos algunos de nosotros a disfrutar con nuestros futuros cracks, que lo son, eso es cierto.

Como ya he dicho en más de una ocasión no domino el tema protocolario ni de relaciones políticas. Desconozco los intríngulis federativos y mucho menos en acontecimientos de este nivel. Pero sí es cierto que al menos sigo conservando la vista, y pude observar en las gradas donde se disputó alguno de los partidos de la selección catalana, que la expedición federativa del comité del fútbol sala estaba formada por un amplio grupo de personas. Aunque, por sorprendente que parezca, no todas ellas estaban siempre presentes cuando jugaba Catalunya. Quizás el cansancio de la noche anterior les obligaba a dar apoyo moral a los chicos desde la habitación del hotel.

Y digo expedición, porque supongo que es la propia federación catalana la que decide desplazar a gastos pagados a un determinado número de personas como representantes de ella.

Aunque no tengo nada claro, porque no lo veo en ningún organigrama oficial, si todos los expedicionarios que se desplazaron son componentes del comité de fútbol sala o responsables de la selección catalana sub-20. Porque de no ser así, y  dada la época de crisis en la que vivimos, habría sido muy poco ético que alguno de ellos no hubiese pagado el billete de su bolsillo, si lo que realmente le motivaba era estar al lado de nuestros chicos.

Porque, para evitar suspicacias, todos los que formamos parte del fútbol sala estamos deseando conocer a través de un comunicado oficial o  de la web de la federación catalana, quién es quién y qué cargo ocupa dentro del comité de fútbol sala o de sus organismos dependientes.

Alguien me cuenta que el señor I.López, director de l’Escola Catalana d’Entrenadors, es además varias veces primer y segundo seleccionador femenino de unas cuantas selecciones, y director deportivo de la selección femenina catalana del mundo mundial…aaaaggggg… ¿Todo esto hay que consentirle a este individuo para que mantenga el nivel de vida que desea? ¿Hay que seguir dejando que este señor se asigne y se regale todo tipo de cargos y responsabilidades dentro de nuestro fútbol sala catalán?

Y es que entre los expedicionarios se encontraba el señor I.López, supongo que con viaje y estancia convenientemente pagados por la federación, gracias a su brillante idea de autonombrarse capitán general de la expedición catalana, a pesar de no ostentar ninguna responsabilidad directa sobre la propia selección sub-20.

Siempre a su lado y fiel colaborador como ninguno, se encontraba también el que creo que sigue siendo responsable técnico de los entrenadores de fútbol sala, que imagino viajó a Santiago con la difícil tarea de supervisar in situ si el seleccionador catalán realizaba correctamente su labor. Y digo, “sigue siendo”, porque no sé si algún colega entrenador podrá informarme de qué es y que ha estado haciendo durante estos últimos cinco años por los entrenadores catalanes de fútbol sala.

Pero yo me pregunto si el motivo fundamental de tan distinguida expedición era ofrecer apoyo a nuestros jóvenes jugadores, o realmente disfrutar de las envidiables ventajas que ofrece un palco VIP en las semifinales y finales de la Copa de España, y un magnífico hotel de por lo menos 8 estrellas.

Por eso insisto en que es necesario y obligatorio que se hagan totalmente públicos los cargos y responsabilidades que cada uno ha decidido asignarse. Primero, para comenzar a valorar el trabajo que puedan o deban estar realizando, que a fecha de hoy y desde el sector de los entrenadores todavía no hemos apreciado. Y segundo, para no caer en la malsana tentación de criticar la idoneidad o no de que cualquier directivo de la federación forme parte de una expedición, que a fin de cuentas costeamos todos aquellos que pasamos por la caja federativa.

Pero como ocurre en este tipo de expediciones, siempre hay varias razones para convertirlas en rentables.

En este caso parece que otra de  esas razones fue la de ofrecer una formación personalizada sobre el fútbol sala, al presidente de un club catalán de fútbol.

De ahí el entrañable gesto de nuestros directivos del fútbol sala catalán o nacional, al invitar (supongo) a los partidos que disputó la selección catalana, a un tal señor García, presidente de un club de fútbol catalán y a su vez vocal del comité nacional de fútbol sala.

¿Cómo? ¿El presidente de un club de fútbol catalán, vocal del comité nacional de fútbol sala? Pues sí, por raro y vergonzoso que os parezca, eso es lo que consigo interpretar mirando las distintas páginas web oficiales.

Este es un ejemplo más de lo que nos dirige desde arriba.

Hay miles y miles de entrenadores, de jugadores y de directivos de fútbol sala. Hay cientos y cientos de ex entrenadores, ex jugadores, ex árbitros, ex directivos de fútbol sala…Pues para ser vocal del comité nacional de fútbol sala, nuestros dirigentes piensan que…nadie mejor que el presidente de un club de fútbol.

Creo que los que respetamos realmente este deporte, debemos comenzar a poner freno y acción para solucionar todo este tipo de despropósitos, porque para nosotros es como si el presidente de la federación de waterpolo decidiese incluir como vocal de su comité técnico, a un presidente de un club de fútbol sala.

Pero volvamos al enorme acto de amabilidad que significa instruir a este presidente de fútbol.

Porque sin duda alguna la mejor forma de garantizarle una correcta formación es aprovechar la presencia de nuestra sabia y entrañable cúpula directiva del fútbol sala, conocidos por su gran experiencia en el mundo del fútbol sala, para ofrecer completas respuestas a algunas de sus interesantes preguntas, como por ejemplo: “¿y por qué el portero no la puede tocar si se la pasa un compañero?, o ¿por qué se acumulan las faltas en este deporte?

En fin, preguntas curiosas todas ellas que nos hacen valorar a los que estuvimos presentes, la tremenda solidaridad de nuestros dirigentes del fútbol sala al promover la divulgación y formación de nuestro deporte, invitando a un presidente  de fútbol al campeonato de selecciones territoriales de fútbol sala sub-20…en Santiago de Compostela.

¿O es que las invitaciones y representaciones se usan para otros menesteres? ¿Hay alguien de vosotros que pueda llegar a pensar que para mantenerse 5 años en el poder del fútbol sala catalán sea necesario ofrecer y recibir favores?

No, no seáis tan mal pensados, porque aunque tanto nuestros compañeros del fútbol como nosotros mismos sabemos que estamos en un camino natural de separación al ser deportes con realidades distintas, mientras llegue ese momento, no está de más que los presidentes de clubs de fútbol sean convenientemente instruidos en nuestro deporte.

Aunque pensándolo bien, cada fin de semana se celebran infinidad de partidos en Catalunya, algunos de calidad técnica extraordinaria, como para que el comité de fútbol sala los aproveche para realizar esas acciones formativas sobre nuestro deporte, sin necesidad de recurrir entonces a unos innecesarios gastos y dietas, que en este caso bien hubieran podido venir por ejemplo para regalar una equipación federativa a nuestros chicos de la sub-20 y así permitir que volvieran a casa perfectamente uniformados como dignos representantes de una selección catalana.

Además, si nuestros chicos sub-20 hubiesen realizado el viaje de vuelta con la equipación federativa correspondiente (regalada o no), habrían evitado la confusión a este señor presidente de fútbol (Sr.García), que desconocedor de la realidad del fútbol sala y en su ánimo de implicarse en el conocimiento de nuestro deporte, se pasó gran parte del tiempo de espera para el embarque, confundiendo a los experimentados jugadores de Marfil Santa Coloma con nuestras jóvenes promesas catalanas. Y es que todo hay que decirlo, la expedición de Marfil, tras su brillante participación en esta edición de la Copa de España de fútbol sala, volvían a casa impecablemente uniformados.

Tal vez la inversión en tan interesante y nutrida expedición…valió la pena.

Anuncios