CATACLISMO DE DESCENSOS

Acabo de conocer la noticia de que en breve serán publicados los acuerdos de la reunión del Comité Nacional de Fútbol Sala celebrada a finales del pasado Julio.

En esa reunión se tomaron diferentes acuerdos sobre las bases de competición de la LNFS, sobre las normas reguladoras de las competiciones nacionales, y especialmente para nuestra categoría, se aprueba la reestructuración de los grupos de competición en categoría Nacional A.

Pendiente de hacerse oficialmente públicos estos acuerdos, la parte que afecta a la modificación de grupos, viene a decir que con toda seguridad el número de grupos de categoría nacional-A para la temporada 2011-2012 pasará de los actuales 9 a tan sólo 6.

Esto significa que por lo tanto quedará una categoría Nacional-A con tan sólo 5 grupos peninsulares. Esto que parece algo sencillo de pensar, no es ni más ni menos que un cataclismo de descensos.

Si hacemos unos cuantos cálculos nos daremos cuenta que para que el resultado final sean 5 grupos de 16 equipos, se provocará un descenso de categoría al final de la presente temporada de hasta 7 equipos en alguno de los grupos actuales.

No sé si algunos de estos grupos donde puedan o deban descender 7 serán los catalanes, pero al margen de una reestructuración acorde con las categorías superiores (Plata y División de Honor), no acabo de entender la obcecación de nuestras federaciones en querer conformar grupos de 16 equipos, cuando luego las ligas terminan mucho antes que otros deportes similares, y durante el año se establecen “jornadas de descanso” de difícil comprensión.

Tal vez hubiese sido mucho más coherente comenzar la modificación diseñando grupos de 18 equipos, lo que aportaría algo más de diversidad a los enfrentamientos. Valorar si con ellos el calendario es demasiado exigente, y si no fuesen viables, comenzar entonces una reducción progresiva con descensos anuales.

Indudablemente, si cerca de la mitad de los equipos del grupo pueden llegar a bajar, muy pero que muy difícil y dura se plantea por tanto la competición para algunos, que tal vez a mitad de temporada ya se vean matemáticamente descendidos.

Anuncios