TEORÍA SOBRE LA DEFENSA EN INFERIORIDAD-2

DEFENSA EN INFERIORIDAD 2×3

Las situaciones de inferioridad 2×3 transcurren durante breves momentos y son provocadas fundamentalmente por transiciones ofensivas del rival con ventaja posicional y numérica sobre el equipo defensor.

La velocidad con que se producen las acciones obliga a nuestros jugadores, primero a ejecutar unos procedimientos defensivos conocidos y asimilados, y paralelamente a desenvolverse durante la acción en permanente toma de decisiones.

La efectividad defensiva que consigan nuestros jugadores será por tanto la suma de la ejecución con eficacia de los procedimientos tácticos defensivos que hayamos establecido, más el componente individual del jugador en cuanto a su toma de decisiones, ya que al final, la técnica individual aislada como tal no existe, puesto que permanentemente se está produciendo una ejecución de esa técnica en el juego a través de la propia toma de decisiones del jugador (técnica aplicada al juego), o lo que es lo mismo, táctica individual.

Ambos aspectos los trabajaremos a través de ejercicios adecuados.

Los procedimientos tácticos defensivos que utilicemos para este tipo de situaciones, deberán llevar un trabajo de formación y perfeccionamiento teórico sobre la base de nuestros criterios e intenciones de juego. La toma de decisiones del jugador sobre el desarrollo del juego, será la repetición de diferentes situaciones en las que poder aplicar las respuestas decisionales adecuadas.

Cada entrenador debe aplicar los procedimientos tácticos defensivos que considere conveniente para cada elemento táctico del juego. Como ya he comentado en alguna ocasión, algunos de estos procedimientos son tan utilizados y tan coincidentes, que podríamos considerarlos generales, ya que casi todos los entrenadores llegamos a coincidir en ellos. Por el contrario, otros son el reflejo concreto del estilo del entrenador y del equipo. Además sabemos que la verdad única en el deporte no existe, ya que si a ti te funciona…es perfectamente válido.

En el caso de una situación de inferioridad 2×3 plantearíamos primero la intervención de los procedimientos tácticos generales ya comentados de Temporización y Dominio del Carril Central.

A partir de aquí podemos añadirles otros como el Equilibrio de fuerzas defensivas, Defensa de las líneas de pase, Presión sobre banda, Intervención defensiva del portero…

La búsqueda del “Equilibrio de fuerzas defensivas” y la “Defensa de las líneas de pase”, nos otorga un papel protagonista  en la acción. Es decir, en una situación defensiva de inferioridad, no deberíamos quedarnos simplemente protegiendo nuestra portería de un chut rival, si no que con nuestra intencionalidad podemos provocar que el rival actúe condicionado por nuestras decisiones, hasta el punto de desplazarlos hacia espacios y situaciones de las que podamos obtener beneficio, o al menos un perjuicio menor.

En primer lugar, podríamos organizar posicionalmente a nuestros jugadores para que se coloquen según la siguiente distribución, y les explicamos cuales son los objetivos que debemos alcanzar en la tarea defensiva de inferioridad 2×3.

En este caso yo plantearía la siguiente cadena de objetivos:

  • Presionar la línea de pase hacia un ala forzando el pase hacia el ala contraria.
  • Una vez obligado a llevar el balón a la banda, presionar la línea de pase de retorno, y la de pase horizontal al ala “anulada” (la línea de banda, siempre ayuda en la presión)
  • Invitar con nuestra presión a que el ala con balón progrese hacia el fondo, ya que intentaremos robar o forzar un tiro lateral muy esquinado.

De esta forma, y gracias a la presión del defensor 3 sobre la línea de pase del jugador 4 (con balón) hacia su compañero 3, estamos invitando a que el pase se produzca hacia su otro compañero 5, lo que nos daría una situación de equilibrio defensivo e incluso de ventaja defensiva, ya que a menor espacio e igual número de jugadores, ventaja para la defensa. Hemos conseguido pasar de una situación de 3×2 en un espacio aproximado de 20×15 mts, a una nueva situación de 2×2 en un espacio de 10x15mts

¿Pero porqué decidimos presionar la línea de pase hacia su compañero 3?

Pues por una cuestión de pura estadística. Si analizáis la cantidad de jugadores diestros y zurdos de vuestro equipo, entenderéis que es mucho más probable que por el ala derecha de un ataque esté progresando un jugador derecho que no un jugador zurdo. Y si uno de los riesgos que decido asumir es que se produzca un chut lateral desde alguna de las dos alas atacantes del rival, indudablemente prefiero que lo llegue a realizar un jugador derecho progresando por la banda izquierda de su ataque.

A continuación, el defensor situado frente al atacante con balón en banda (2 frente a 5) no debería tapar el chut a portería, sino invitarle a que progrese por su banda. Bien para intentar robar en el recorrido, o al menos para forzar una finalización con chut lateral muy esquinado sobre el poste cubierto por el portero.

Por lo tanto el portero estará atento al posible chut lateral, el jugador 2 debería presionar la línea de pase al ala contraria “anulada” y estar atento a un chut lateral condicionado, y el jugador 3 presionaría el posible pase de retorno hacia el centro.

No obstante, y como que el rival también juega, quizás llegue a producirse un pase horizontal hacia el ala contraria “anulada”. En este caso, se produciría la intervención del portero  con una salida hacia el ala contraria, atacando el balón para cubrir el máximo ángulo de un posible disparo a puerta. Los jugadores 2 y 3 reajustarían sus posiciones para tapar los espacios vulnerables de portería y el ala contraria.

Anuncios