LOS PRESIDENTES DECIDIERON

Tal y como estaban previstas, el pasado 26 de marzo se celebraron las elecciones a la Federación Catalana de Fútbol, y éstas dieron como ganador al Sr. Andreu Subies al obtener 419 votos frente a los 348 de Jaume Llauradó.
Aunque dos semanas atrás partieran tres candidatos electos, días antes de llegar al momento crucial de las votaciones, el candidato Casals tuvo finalmente que renunciar  a presentarse, aparentemente por la falta de apoyos dentro de su propio grupo.
Y aunque el peso específico de clubs de fútbol sala dentro de la federación es importante, los candidatos a presidente proceden del fútbol, por lo que no puedo ni debo entrar a valorar aspectos que desconozco, ya que el fútbol como tal, queda lejos de mi conocimiento.
Estoy convencido de que el Sr. Subies, puesto que así lo han decidido la mayoría de los clubs, será el mejor presidente de las dos alternativas presentadas, y desde aquí mi más sincera felicitación por la victoria.

Pero la victoria del Sr. Subies lleva añadida la victoria de los componentes de su equipo para el fútbol sala, que en gran medida está compuesto por las mismas personas que durante 6 años han gestionado nuestro comité y nuestro deporte.
No cabe la menor duda de que si nuestros clubes lo hubiesen querido, habrían votado por la renovación y el cambio en el fútbol sala.

Se sobreentiende por tanto que el grupo de personas que ha gestionado nuestro deporte en los últimos seis años, sigue gozando de la confianza plena de los presidentes catalanes.

Es cierto que la gestión, las formas y las actuaciones realizadas durante todos estos años por el comité de fútbol sala, han sido infinitamente más conocidas, divulgadas, sufridas y cuestionadas por el colectivo que forman entrenadores, jugadores y árbitros, que no por los propios presidentes de clubs, razonablemente más absorbidos en la gestión al frente de sus equipos.

No obstante y durante el proceso electoral, ha continuado apareciendo mucha información acerca del desempeño de las funciones, remuneraciones económicas y trabajos desarrollados por los responsables del comité catalán de fútbol sala.
Creo que es incuestionable que la información se puede divulgar de forma más o menos expresiva, pero es innegable que cuando aparece tanta información relacionada con sueldos, comisiones, dietas, decisiones, acaparamiento de cargos y funciones, se hace impensable que tanta información pueda ser inventada, máxime cuando muchos de nosotros hemos sido testigos de algunos de los ejemplos que han salido a la luz pública.
Durante la campaña electoral se han utilizado estrategias de todo tipo, y de ello son conocedores y sufridores, presidentes, entrenadores e incluso coordinadores de clubs…algunas más inmorales que otras, incluso hasta el extremo de que se ha divulgado información confidencial y privada, que ahora estará en manos del juez decidir si con ello se cometió delito.
Pero nada de eso ha hecho cambiar la opinión de nuestros presidentes.
Y aunque el sentir de una gran parte del colectivo de fútbol sala ha manifestado a través de la web, foros y redes sociales, el rechazo pleno a la gestión desarrollada hasta ahora, y la necesidad de una renovación en el comité de futsal, los presidentes han entendido que había sido una gestión lo suficientemente acertada como para darles continuidad.

Hay enormes discrepancias tanto en las formas como en las ideas entre continuistas y renovadores, pero hace tiempo que quedó demostrado que el fútbol sala, como deporte con particularidades distintas al fútbol, debe buscar su máxima expresión en autogestión y autogobierno.
Y siendo una idea tan común como para que figurase en el programa electoral de ambos candidatos, se hace extraño que el grupo de gestores del comité de fútbol sala que ha gobernado nuestro deporte durante 6 años, no encontrase el momento y el lugar para llevarlo a cabo, máxime cuando tenía un documento notarial que le permitía el beneplácito y el compromiso del presidente de la federación catalana para llevarlo a término.

Es de suponer por tanto que su prioridad para los próximos 6 años de gestión, sea alcanzar lo antes posible esa autonomía.
Por ello no todas las esperanzas están perdidas, y es posible que por fin todos los integrantes del fútbol sala puedan elegir democráticamente a sus dirigentes, ya que como no debía ser menos, en el punto primero del programa electoral del ahora presidente Sr. Subies, está previsto que el Fútbol Sala se constituya como órgano autónomo e independiente dentro de la estructura de la FCF, convocando para tal efecto el Congreso de Clubs de Fútbol Sala, a través del que elegir a su presidente de forma democrática, el próximo mes de julio de 2011.

Pero si por cualquier circunstancia esto no se llevase a cabo, o incluso si se diese el caso de que a través de esta elección democrática volviese a ser elegido el mismo equipo directivo que nos ha gobernado hasta las anteriores elecciones, deberíamos pedirles que por favor fuesen fieles a su estilo y mantuviesen una total continuidad con la gestión que han desarrollado hasta el presente, o como ellos les pedían a los presidentes de forma coloquial: “queremos llevarlo como lo estamos llevando hasta ahora”.
Esta continuidad seguro que va a permitir que si en los próximos 6 años nuestros presidentes siguen sin acertar a ver la realidad de nuestro comité, tal vez seamos el resto del colectivo los que lleguemos a ser capaces de valorar y entender donde se encuentran las brillantes capacidades de los actuales directivos de nuestro fútbol sala.

Anuncios