4.800 Decisiones…

¿Cuántas decisiones tomamos durante un partido?..50,75,100…
Y ¿cuántas acciones realizamos en cada entrenamiento en las que existe presencia decisional por nuestra parte?..15…20…25..

En un partido…decidimos la táctica de partido…decidimos las estrategias a utilizar, decidimos el ritmo de juego más adecuado, informamos a nuestros jugadores qué debemos hacer para contrarrestar la posible táctica de partido de nuestro rival…damos consignas generales al grupo…recordamos los aspectos positivos de nuestro trabajo semanal, reforzamos las capacidades de nuestro equipo para que se sientan sólidos psicológicamente…valoramos el trabajo desarrollado hasta ahora para elevar la autoconfianza del jugador y del grupo…
Decidimos qué jugadores comenzarán el partido en función de las características del juego que proponemos y del rival.

Comienza el partido y seguimos tomando decisiones. Realizamos correcciones tácticas desde la banda, intentando mejorar o potenciar situaciones de partido…Instruimos a los jugadores que tenemos en el banquillo acerca de determinadas situaciones del juego, para reforzarlas o evitar que sigan produciéndose…Decidimos animar a nuestros jugadores… o les reprobamos cuando algo, de forma intencionada, no cumple con lo comprometido.
Indicamos sustituciones de jugadores, buscando que las características o el ritmo del jugador que entra se adapten a los requerimientos que el partido necesita en ese momento.
Decidimos qué conceptos del juego debemos sintetizar y explicar a nuestros jugadores buscando reforzar los aspectos positivos alcanzados y dar soluciones a los problemas que se están produciendo, tanto en los tiempos muertos como en los descansos entre partes.
Seguimos rectificando, reforzando, modificando, sustituyendo, motivando, reprobando, aconsejando…seguimos decidiendo y explicando o desplegando nuestras decisiones durante todos los minutos de juego de un partido…

A través de nuestro trabajo en los entrenamientos desarrollamos los aspectos del juego que deseamos alcanzar. Explicamos…reforzamos…corregimos…formamos…instruimos…motivamos…
Decidimos, diseñamos y ejecutamos la estructura de trabajo más adecuada para la sesión de entrenamiento, para la semana…para el mes…para la temporada.
Decidimos cuándo, cómo y de qué debemos charlar con determinados jugadores que lo necesitan, bien para motivar o bien para corregir…Decidimos y ejecutamos determinados planteamientos y escenarios tácticos para desarrollar y alcanzar unos mecanismos de juego.
Diseñamos, planteamos, ejecutamos, instruimos, desarrollamos, corregimos…formamos para alcanzar un objetivo a través del trabajo diario.

Si hiciéramos una suma de todas las acciones y decisiones, nos encontraríamos con que un entrenador puede acumular aproximadamente en una semana la nada despreciable cantidad de 120…decisiones/acciones.
Si éstas las multiplicamos por semanas de trabajo a lo largo del año…fácilmente podemos alcanzar un total de 4.800 decisiones.

Pues no sé vosotros, pero yo debo ser muy mal entrenador. Porque de todas esas 4.800 decisiones tomadas durante un año, jamás he oído de un aficionado, de un directivo, de un seguidor o incluso de un jugador…cuales o cuantas de esas 4.800 consideran buenas o acertadas decisiones.

En cambio, si han acabado llegado a mis oídos…las 3…4…o 5… que esos mismos aficionados…directivos…seguidores o jugadores…consideran que han sido decisiones o actuaciones erradas por mi parte durante un año, claro está, siempre bajo su criterio y desde el desconocimiento de la información intrínseca a cada decisión.
Seguro que de esas 4.800 decisiones…nosotros mismos habríamos cambiado muchas, tras la tranquilidad del hecho transcurrido, o desde la perspectiva de haber visto que ha sucedido una vez tomada.
Y eso es lo que realmente nos motiva a ser mejores entrenadores… El analizar esas 500 o 1000 decisiones en las que podrías haber actuado de otra manera, para que, encontradas de nuevo en el futuro…alcances a acertarlas…

Estoy convencido que nuestras 500 o 1000 decisiones mejorables, pasan desapercibidas para el aficionado, directivo, seguidor o jugador…Pero eso no nos afecta, ya que no cambia nuestra capacidad de superarnos.

Lo que sí afecta realmente…a veces demasiado…es el hecho de que esas 3…4…o 5 decisiones erradas según el criterio de un observador externo, obtengan un valoración en importancia infinitamente mayor que las 4795 restantes… y supongan la dedicación de un tiempo para comentar, discutir, criticar, analizar o simplemente pensar…infinitamente mayor que el porcentaje que realmente les corresponde.

Anuncios