Entrenando a través de procedimientos tácticos

Run-iconAvanzando un poco más sobre el entrenamiento basado en procedimientos tácticos e intentaré poner un ejemplo bastante común.
En la mayoría de los casos, cuando diseñamos un ejercicio, pensamos en los componentes que pueden darse a la hora de llevarlo a la práctica, aunque fundamentalmente buscamos que cumpla con el sistema de juego que tenemos previsto trabajar, ya sea en ataque o en defensa, y en aquellos otros elementos como el rendimiento físico y el aspecto lúdico del propio ejercicio.

De hecho, cuando lo analizamos, pensamos tan sólo en un ejercicio que nos sirva para trabajar por ejemplo las transiciones ofensivas o la defensa posicional. Y si repasáis vuestra propia documentación, la de muchos de los ejercicios que encontraréis por internet, o la de algunos buenos libros sobre tareas para el entrenamiento, veréis que los ejercicios están clasificados generalmente por el sistema de juego que pretendemos trabajar. Pero…¿eso es suficiente?
Bajo mi punto de vista, creo que podemos y debemos ser algo más precisos a través de otro enfoque.
Realizar unas tareas…unos ejercicios sobre un sistema de juego nos aporta un buen rendimiento general, pero en un sistema de juego hay tal cantidad de elementos tácticos, que es necesario trabajar con mucho más detalle sobre cada uno de ellos, y lo que es más importante…cómo queremos que se realicen cada uno de esos procedimientos tácticos.

Paso al ejemplo concreto:Ejercicio A
Planteo la realización del siguiente ejercicio, en el que si nos quedásemos en ese formato genérico del sistema de juego, seguramente lo habríamos clasificado como un ejercicio para trabajar la defensa posicional en pista contraria (sistema de juego).
Comienza el entrenamiento, y le explicamos a nuestros jugadores que ahora vamos a realizar un ejercicio para el trabajo de la defensa posicional en pista contraria. Damos las características del ejercicio y lo ponemos en escena.
En el mejor de los casos, comenzaremos a dar instrucciones durante el ejercicio, con el fin de que los jugadores desarrollen el sistema tal y como nosotros lo tenemos en nuestra mente, de forma que intentemos que el ejercicio tenga el máximo rendimiento para el objetivo que ha sido diseñado.
Pero como ya os he comentado en entradas anteriores, el sistema de juego (o elemento táctico superior), está formado en su nivel inmediato inferior, por un conjunto de procedimientos tácticos que deben ser trabajados con mayor detalle.

Ahora enfoquemos el ejercicio anterior a través del trabajo de los procedimientos tácticos:Ejercicio B
Primero deberé definir cuáles son los procedimientos que más se dan…o si estoy en su fase de diseño, marcar las premisas o condiciones que hagan que prevalezcan el procedimiento o los procedimientos que deseo trabajar.
En este caso, introducimos algunas variables, principalmente para potenciar el trabajo del procedimiento táctico de las líneas defensivas estructuradas, y de otros procedimientos tácticos defensivos como la 1ª línea recuperadora y la presión al balón.
Indudablemente, en el ejercicio también se dan más procedimientos tácticos (tanto defensivos como ofensivos), puesto que es un ejercicio con un gran componente de juego real, pero ni los vamos a priorizar, ni vamos a preocupar al jugador con su correcta ejecución.

Con este nivel de detalle, podremos explicar al jugador cuál es el procedimiento o procedimientos tácticos a trabajar…y lo que es más importante, debemos darle toda la información posible sobre cómo queremos que los desarrollen. El jugador debe conocer los detalles de cómo queremos que se desarrolle el trabajo táctico.
Siguiendo el ejemplo, explicaremos cómo queremos que estén estructuradas las líneas defensivas, que distancia deben mantener, porqué y como conseguirlo, y cuál es el objetivo fundamental de ello. Explicaremos que significa y qué pretendemos a través de la 1ª línea recuperadora, como debemos trabajarla y que efecto conseguiremos. Y por último, cual es el objetivo del trabajo de la presión al balón, como vamos a efectuarla y que características deben tener siempre presentes.

En definitiva, damos a nuestros jugadores la información táctica necesaria y precisa sobre el conjunto de esquemas y reglas que debe tener la realización de un determinado elemento táctico, lo que nos va a permitir una consecución más efectiva del propio sistema de juego
Enfocando el ejercicio de esta forma estamos focalizando el trabajo en aspectos tácticos más concretos del juego, en este caso, en los procedimientos tácticos, que como bien os podéis imaginar, deben ser priorizados o personalizados por el propio entrenador, lo que siempre implica que el ejercicio deberá ser adaptado a tus preferencias (nunca copiar y pegar).

Anuncios