Sistemas de Juego

WebCuando hablamos de un conjunto de acciones defensivas u ofensivas, utilizamos términos como sistemas de juego, modelo de juego, esquema de juego, principios de juego, formas de juego…etc.
Y la utilización de una terminología apropiada es importante, no tan sólo porque ayuda a entendernos en el diálogo técnico, sino porque con un glosario de términos apropiado y unificado le damos valor añadido a nuestro deporte. Pero quiero matizar la diferencia que existe para mí entre sistema de juego y dibujo o esquema posicional.

Con normalidad utilizamos la expresión: “sistema de juego 4-0” o “sistema 3-1”, por ejemplo, pero, aunque no es del todo incorrecto, hay importantes diferencias bajo mi punto de vista.
Ya que al conjunto de acciones, medios y procedimientos tácticos que son propuestos y estructurados por el entrenador para que los jugadores lo ejecuten de forma coordinada y organizada para alcanzar los objetivos establecidos, se le define como sistema de juego.
Pero por otro lado, como entrenadores, y en función de patrones más o menos establecidos, indicamos a nuestros jugadores cual es el dibujo o esquema posicional que deseamos que adopten de forma regular en la pista.
Si lo analizamos desde el aspecto defensivo, nos daremos cuenta de que es el entrenador el que decide aplicar un sistema de juego defensivo concreto, dotándole de unos movimientos, de una intensidad, de unas premisas… en definitiva, de unas características o elementos tácticos concretos, pero por otro lado es el equipo atacante y su manejo del balón el que obliga al equipo defensor a adoptar un dibujo o posicionamiento determinado.
Por tanto el posicionamiento o dibujo del equipo defensor está condicionado, primero por el balón y segundo por el posicionamiento inicial y variable que el rival adopte, y eso nos permite apreciar la diferencia entre sistema de juego y dibujo.

En el aspecto ofensivo también es muy apreciable esa diferencia, porque en su expresión más exacta, y en función de las grandes diferencias existentes entre ambos, deberíamos contemplar tan sólo dos sistemas de juego: “el ataque posicional” y “las transiciones ofensivas”.
El ataque posicional utiliza una serie de acciones y medios tácticos similares, con unos movimientos rotacionales definidos y estructurados, con cambios de posiciones constantes y frecuentes, y que tan solo se diferencia a grandes rasgos por la distribución posicional de los jugadores sobre la pista.
De esta forma, entendemos que a un sistema de juego denominado “ataque posicional” le complementa una distribución o esquema posicional que pueden ser los conocidos 4-0, 3-1 2-2, etc…

Por lo tanto, y aunque podamos considerarlo como tal, un sistema de juego no se caracteriza por la disposición inicial que diseña el entrenador y adoptan los jugadores en la pista, sino por la aplicación de los distintos elementos que lo constituyen.
Los sistemas de juego son o pueden ser patrones estables de juego durante todo un partido o una temporada, pero también pueden ser que el entrenador decida aplicar un sistema no establecido de antemano, en función de distintas circunstancias del partido y/o de la temporada.
Lo importante es que el entrenador conozca las posibilidades de los distintos sistemas de juego, sepa valorar sus ventajas e inconvenientes, y escoger la mejor opción para cada circunstancia y/o rival.
Finalmente denominaremos estilo o modelo de juego, al conjunto de características particulares que el entrenador definirá desde el punto de vista táctico, para el desarrollo del juego

Anuncios