9 principios del entrenamiento, incluso para el global

1392125024_runEste artículo en el blog de Fito Florensa, de la revista Men’s Health.es (versión digital) , me recordó aquello tan fundamental y que hemos repasado tantas veces en las asignaturas de preparación física de cualquiera de nuestros cursos de entrenador, que creí interesante compartirlo en un tweet.

http://blogs.menshealth.es/maximo-rendimiento/principios-del-entrenamiento/

Pero aunque estos 9 principios del entrenamiento estén basados en elementos exclusivos de la actividad física e independientemente del deporte que se practique, me parecen tan completos y a la vez tan necesarios, que los considero imprescindibles para el desarrollo del trabajo técnico, táctico, integrado o global.

1.Principio de sobrecompensación:Proceso que permite aumentar las reservas funcionales, compensando en exceso la pérdida inicial provocada por una determinada carga (Estímulo/entrenamiento), constituyendo la base por la cual se mejora el rendimiento físico y funcional del deportista.
El desarrollo técnico/táctico de un jugador o un equipo también necesita de una “sobrecompensación”, de forma que antes de que comience a “borrarse” la información recibida, debemos aplicar una nueva “carga formativa” que permita crecer sobre la base de conocimientos ya adquiridos.

2.Principio de individualización: El entrenamiento deberá ir en acorde a las características de cada persona. Por ejemplo, debemos tener en cuenta, la edad, sexo, hábitos deportivos, historial de lesiones, tipo de práctica físico-deportiva y nivel inicial de condición física. Por tanto, cada entrenamiento debe ir en acorde a las características concretas de la persona que, por tanto, generará adaptaciones únicas en cada individuo.
La individualización es fundamental en el tratamiento, en la concepción y en la exigencia a cada jugador. No todos los jugadores tienen las mismas características, ni todos progresarán de la misma forma. Individualizar o adaptar a cada individuo su progresión técnico/táctica individual es un objetivo a cumplir por el entrenador.

3.Principio de progresión:Todo organismo necesita de un tiempo de adaptación, después de aplicar una carga. Esta carga de entrenamiento debe ir aumentando gradualmente, en función del tiempo de adaptación del organismo.
Claramente, no podemos desarrollar conceptos técnico/tácticos si no hay un proceso de “carga formativa” progresiva y adaptativa.

4.Principio de continuidad:Para que se produzcan adaptaciones crónicas, sólidas, debemos aplicar una carga de forma regular y repetida en el tiempo “x”, en función del estímulo y tiempo de adaptación de tu organismo.
La temporada es larga, las motivaciones diversas, los estímulos muy variados, y por ello es importante refrescar de forma regular la información técnico/táctica que vamos desarrollando. La memoria es selectiva. Nunca demos nada por sabido.

5.Principio de variedad: No existe ningún ejercicio, ni método o deporte, que por sí solo, sea absolutamente válido para conseguir la mejor prevención y desarrollo de los diferentes sistemas orgánicos. En palabras llanas, no existe ningún método de entrenamiento o deporte, que por sí solo, sea la panacea. En tus entrenamientos debes combinar deportes, realizar ejercicios diferentes de fuerza y cambiar la forma de hacer realizar tus ejercicios. De forma general y teniendo en cuenta el objetivo de estar sano de forma integral, cambia tu forma de entrenar cada 3, 4 semanas. Este hecho te permitirá prevenir lesiones, te mantendrá motivado y, por encima de todo, hará que la evolución de tu condición física se dispare. Tus semanas entrenando, NUNCA pueden ser iguales durante todo el año.
¿Que decir de un entrenamiento técnico/táctico aburrido, lleno de repeticiones absurdas o de filas interminables? La variedad, la diversión,la incorporación permanente de ejercicios nuevos con los que alcanzar los mismos objetivos formativos y de conocimiento. Nos guste o no, un entrenador es un FORMADOR.

6.Principio de relación óptima entre carga y recuperación:Para que se produzcan adaptaciones y no nos lesionemos o nos sobreentrenemos, debemos tener en cuenta que, después de aplicar una carga se necesita un periodo de recuperación para garantizar que se produzca la sobrecompensación.
Todos debemos ser conscientes de no saturar de información técnico/táctica a nuestros jugadores. Deben asimilar y adaptar a su juego y a su propia personalidad en la pista los elementos que estamos entrenando.El exceso de información o la acumulación inadecuada de conceptos técnico/tácticos puede provocar estres, ansiedad o desánimo.

7.Principio de periodización: Sino programas tu entrenamiento en función de un objetivo a lo largo del tiempo, nunca te sacarás el mayor partido y, quizás, ni siquiera llegues a alcanzar tus metas físico-deportivas.
Imposible trabajar durante una temporada sin una planificación de contenidos técnico/tácticos, que luego deberemos programar semana a semana (microciclos), mes a mes (mesociclos), para alcanzar nuestro modelo de juego.

8.Principio de especialización progresiva: Como norma general, ya que cada caso es un mundo, el proceso de entrenamiento dentro de una planificación, debe ir de lo global a lo específico. Por ejemplo, si entrenas para un triatlón, en una primera fase trabajarás la resistencia de base y fuerza general. En una segunda, mejorarás ritmos en los tres deportes pensando en el tipo de prueba que harás (Distancias,…). Y en una tercera fase adaptarás tu entrenamiento a la especificidad absoluta de la prueba (condiciones ambientales, altura, tipo de terreno, etc,…).
Entrenamiento basado en procedimientos tácticos. A veces trabajamos ejercicios que contienen demasiadas variables, o que pretendemos actuar sobre todas ellas, con lo que perderemos la capacidad de incidir en el aspecto concreto y específico sobre el que queremos trabajar ese dia para conseguir la mejora en un concepto más global o integrado. Una acción táctica grupal está compuesta de varios elementos tácticos más simples. Ir de lo simple a lo complejo debe ser un viaje frecuente en nuestros entrenamientos.

9.Principio del estímulo eficaz: Para que se produzcan adaptaciones, es necesario que la carga (estímulo) supere un umbral de intensidad “x” (en función del caso concreto).
La información/formación técnico táctica de nuestro trabajo, debe motivar. Debe estar basada en aquello que aporte a lo esperado y lo necesitado por el jugador. Debe estimular lo nuevo, lo diferente, lo no conocido, aquello que le permita aprender y mejorar.

Anuncios