Modelo de Juego (Parte-2)

Estructura2En el artículo anterior (Modelo de Juego-Parte 1), había definido los elementos fundamentales de un modelo de juego.
Veamos ahora algunos ejemplos de cómo podemos avanzar en la definición y creación de un modelo de juego.
En primer lugar, deberemos identificar y considerar aquellos elementos que condicionarán el tipo de juego que puedo alcanzar, es decir, el “QUÉ HACER”; pues sería un tremendo error intentar alcanzar aquellas formas de juego a las que yo como entrenador me siento atraído, si no dispongo de los elementos y características que lo posibiliten.
Este suele ser un error bastante común entre los entrenadores, pues pensamos que aquello que se dibuja en una pizarra o se escribe durante la pretemporada, se va a conseguir siempre y por sistema, cuando en realidad, lo que debemos valorar y en lo que nos debemos centrar es en conocer y dominar todo aquello que estará presente en nuestro equipo, y que en definitiva serán los elementos que permitan definir a qué modelo puedo llegar.

Un mal análisis será la razón de no conseguir aquello que has planteado y tendrá como consecuencia situaciones de frustración y desánimo.
Tengamos en cuenta algunos de estos aspectos:
Las características de los jugadores: Jugadores rápidos, jugadores con buen 1c1, portero con un buen saque largo, jugadores más o menos experimentados, jugadores con capacidad defensiva, zurdos, diestros, jugadores con dominio del juego y del espacio, jugadores con buen o mal nivel táctico…etc.
Éstos serán elementos y razones para incorporar en nuestra propuesta de juego, por ejemplo: Las transiciones ofensivas, situaciones de juego de elaboración y finalización estructuradas, un tipo de defensa u otro, acciones a balón parado para un tipo u otro de finalizador…etc.

Las características histórico-deportivas del club: Las situaciones y experiencias vividas por cada club desde el punto de vista histórico-deportivo, hacen que se asiente en cada club un gusto o acercamiento por un estilo de juego concreto. Los objetivos deportivos de anteriores campañas, las posiciones habituales ocupadas en la clasificación, el perfil de los aficionados…etc.
Los objetivos deportivos a conseguir: Aunque condicionados por la plantilla que dispongas, éste será otro de los elementos a tener en cuenta, donde las propuestas innovadoras o que necesiten de mayor tiempo de adaptación, no encajarán en modelos que necesiten de un cierto rendimiento inmediato.
Otros aspectos también importantes: Materiales y recursos, disponibilidad de jugadores de apoyo (juveniles o equipo B), renovación de la plantilla, nuevas incorporaciones, conocimiento entrenador-jugador…etc.

Jugtadores2Pero todo ello y algunas cosas más no debes entenderlas como limitaciones, sino como condicionantes a tener en cuenta, donde lo importante, analizado lo anterior, será tu capacidad como entrenador para combinar tus preferencias con tus realidades, y poner en formato “modelo de juego” todo lo anterior.
Pero no acaba aquí nuestro trabajo de arquitectos de nuestro equipo, porque llegamos a una segunda fase no menos importante: “COMO HACERLO”.

Por supuesto, aquí también se combinan preferencias tuyas como entrenador con los elementos posibles descritos anteriormente, pero, ¿tu juego de 4 será el mismo juego de 4 que el mío? ¿Tus acciones a balón parado, tendrás las mismas prioridades que las mías? ¿Tus transiciones ofensivas tendrán las mismas premisas que las mías o las de otros cientos y cientos de entrenadores?.
Como comentaba en la anterior entrada, encontraremos que existen diversas nomenclaturas o definiciones teóricas para este apartado. Les podemos llamar o les llamamos, principios, sub-principios, reglas, esquemas, premisas, características…etc. Pero lo que es claro es que ésta es la verdadera diferencia entre nuestros perfiles como entrenadores. Aquí es donde reside la esencia y el estilo propio de cada entrenador, porque priorizarás cómo realizar acciones tácticas, ya no sólo en función de lo descrito en el apartado anterior, sino sobre todo en función de tus valores, de tus conocimientos, de tu experiencia, de tu singularidad como entrenador y como individuo.

Nuestras transiciones ofensivas tienen el mismo nombre, pero ¿a qué le das más importancia en los apoyos ofensivos? O ¿tú decides incorporar procedimientos tácticos relacionados con los roles, o diferencias entre situaciones de superioridad o igualdad, o en función del espacio, o basándote en otros elementos del juego? ¿Tienes reglas específicas bien definidas para la ejecución del primer pase?

Y cuando por ejemplo trabajamos el juego de 4, ¿Todos aplicamos los mismos principios para el balance defensivo?, ¿Definimos de la misma manera el concepto de amplitud y como conseguirla? ¿Para la circulación de balón y la ocupación de los espacios, marcamos los mismos criterios? ¿Utilizas los mismos movimientos de elaboración que otros entrenadores?

Y aunque no todo lo que se dibuja en la pizarra tiene el éxito garantizado, no dejemos de dibujar ni de escribir.

Anuncios