Ejemplos para los objetivos de una defensa en inferioridad

InferioridadEstaba preparando alguna tarea de ejemplo para completar gráficamente la petición de un compañero, cuando recordé lo explicado en alguna entrada anterior en el blog que podía complementar perfectamente la forma de trabajar los objetivos para la defensa en inferioridad.
Creo que es interesante repasar sobre todo esta entrada y los comentarios que compartimos entre varios entrenadores:

https://pacocm.wordpress.com/2010/10/06/teoria-sobre-la-defensa-en-inferioridad-2/#more-363

No obstante, y ante la petición de aportar algún ejercicio, más que exponer algún ejercicio, cosa que casi no suelo poner en este blog, sugiero cualquier ejercicio o tarea en el que se trabaje una defensa en inferioridad, de forma que partiendo de una situación de juego real y de igualdad 4c4 o 3c3(28×20) se produzca esta inferioridad a través de la incorporación de un elemento o accción, como puede ser la pérdida del balón, o último jugador en tocar si hay finalización, o incluso un cambio de ataque a defensa marcado por el entrenador donde se elimine obligatoriamente a un jugador del equipo que pasa a actuar como defensor.
Porque en definitiva, y como intentaré explicar en una entrada posterior, lo importante no es el ejercicio en sí (que puede ser cualquiera), si no como trasladamos nuestro criterio táctico a los jugadores a través de las explicaciones y de las indicaciones, definiendo claramente cuáles son los objetivos que queremos que se cumplan, y cómo deben alcanzarlos.

Es cierto que muchos ejercicios llevan implícitos estos objetivos y el criterio táctico que buscamos y simplemente preparamos el escenario para que los jugadores interpreten y aprendan con la experiencia del trabajo que están desarrollando, pero en otras muchas tareas tan sólo podremos llegar a conseguir el objetivo táctico buscado a través del trabajo de instruir y definir con explicaciones lo que deseamos que se produzca, y por lo tanto cómo queremos que nuestro equipo desarrolle esas acciones tácticas.

Anuncios

Tres sencillos objetivos para una defensa en inferioridad

Jugtadores2Cuando se produce una situación de defensa en inferioridad, habitualmente en una transición defensiva, no siempre es posible llevar a cabo las acciones que equilibren esa situación, y por lo tanto, los jugadores deberán actuar de forma rápida y coordinada para obtener el mejor rendimiento posible en ese conjunto de acciones.
Y aunque no podemos tratar de ofrecer un procedimiento único y exclusivo, si es conveniente establecer algunas pautas para que la coordinación y la efectividad puedan ser elementos que jueguen a nuestro favor.

El primer objetivo tiene que ver con el espacio, pues como todos ya sabemos, con un mismo número de jugadores, a mayor espacio de juego más ventaja para el equipo con posesión de balón. Por la tanto, nuestro objetivo como defensores en inferioridad consistirá en tratar de llevar el juego a un espacio reducido y controlable, bajando progresivamente la altura de la defensa para que con los mismos integrantes (atacantes y defensores) consigamos que las acciones se desarrollen en un espacio menor.

El segundo objetivo consistirá en proteger el mayor número posible de líneas de pase. Es cierto que siendo un menor número de jugadores siempre nos encontraremos un número de líneas de pase superiores a las que podríamos dominar, pero no debemos cometer el error de que nuestros jugadores se centren en defender al jugador y no en las líneas de pase posibles, o incluso duplicar las posiciones innecesariamente sobre una misma línea de pase, vigilando y protegiendo especialmente aquellas que puedan provocar mayor peligro o desajuste en nuestro precario esquema defensivo.

Y como tercer objetivo, tal vez el más complicado pero el más efectivo, sería tomar la iniciativa defensiva para dividir el ataque. Esto podemos conseguirlo, primero a través de la participación activa de nuestro portero, posteriormente descartando al jugador atacante con menos posibilidades de recibir el balón, y creando por lo tanto una igualdad defensiva en la zona elegida, que nos permita actuar con determinación e intensificar la defensa para convertirla en una defensa activa-recuperadora.