Plantilla de Futsal para dibujar ejercicios

imagen1Esta es una entrada, llamémosla mejorada, de una que hice hace varios años sobre una de las herramientas que utilizo para dibujar ejercicios o tareas.
Bueno, de hecho es la única que utilizo, porque aunque luego aglutine información en una base de datos, en un fichero Excel o en cualquier otro medio, casi todo está basado en una imagen gráfica que intenta describir y recordar cuál es el contenido de la acción, jugada, ejercicio o tarea.

La herramienta en sí no es ni más ni menos que un gráfico en Power Point (Microsoft Office) en el que he representado los objetos más habituales que se utilizan para el diseño de tareas o ejercicios.
En este gráfico encontraréis figuras de diferentes colores y formas que simulan jugadores sin numerar, figuras numeradas que permitirán identificar los diferentes participantes, y otras imágenes (conos, líneas, porterías) que completan casi todos los elementos que suelo utilizar para el dibujo de ejercicios.

¿Pero qué tiene de nuevo esta entrada…y este gráfico?
Pues tiene de nuevo la corrección o mejora de algunas cosas que me resultaban incómodas en algún momento y que ahora ya no sucede.
Quien quiera disfrutar de la herramienta encontrará que ahora la pista es fija y no puedes seleccionarla por error y moverla como ocurría en la versión anterior.
La otra gran novedad, es que todas las figuras, a excepción de las líneas, están fijadas en tamaño y posibilidad de giro, por lo que simplemente se deben “pinchar” con el puntero del ratón y arrastraslas hasta colocarlas en el lugar deseado, sin que se puedan redimensionar por culpa de nuestro mal pulso. Con ello se consigue mover y colocar las imágenes con mucha más agilidad.

No obstante, para los que quieran personalizarla, he incluido una segunda pantalla en la que encontraréis muchas figuras sin bloquear en tamaño y giro, y por lo tanto, a las que podréis redimensionar si lo deseáis.
Aunque me encanta que me escribáis y estar en contacto con vosotros (sigo abierto a recibir emails), pongo la herramienta en un link de descarga por si me olvido de responder/enviar a alguien.

Pero agradeceré un comentario…y así veo si es de vuestro interés.

DESCARGAR Pista-futsal-v1-1

Modelo de Juego (Parte-2)

Estructura2En el artículo anterior (Modelo de Juego-Parte 1), había definido los elementos fundamentales de un modelo de juego.
Veamos ahora algunos ejemplos de cómo podemos avanzar en la definición y creación de un modelo de juego.
En primer lugar, deberemos identificar y considerar aquellos elementos que condicionarán el tipo de juego que puedo alcanzar, es decir, el “QUÉ HACER”; pues sería un tremendo error intentar alcanzar aquellas formas de juego a las que yo como entrenador me siento atraído, si no dispongo de los elementos y características que lo posibiliten.
Este suele ser un error bastante común entre los entrenadores, pues pensamos que aquello que se dibuja en una pizarra o se escribe durante la pretemporada, se va a conseguir siempre y por sistema, cuando en realidad, lo que debemos valorar y en lo que nos debemos centrar es en conocer y dominar todo aquello que estará presente en nuestro equipo, y que en definitiva serán los elementos que permitan definir a qué modelo puedo llegar.

Un mal análisis será la razón de no conseguir aquello que has planteado y tendrá como consecuencia situaciones de frustración y desánimo.
Tengamos en cuenta algunos de estos aspectos:
Las características de los jugadores: Jugadores rápidos, jugadores con buen 1c1, portero con un buen saque largo, jugadores más o menos experimentados, jugadores con capacidad defensiva, zurdos, diestros, jugadores con dominio del juego y del espacio, jugadores con buen o mal nivel táctico…etc.
Éstos serán elementos y razones para incorporar en nuestra propuesta de juego, por ejemplo: Las transiciones ofensivas, situaciones de juego de elaboración y finalización estructuradas, un tipo de defensa u otro, acciones a balón parado para un tipo u otro de finalizador…etc.

Las características histórico-deportivas del club: Las situaciones y experiencias vividas por cada club desde el punto de vista histórico-deportivo, hacen que se asiente en cada club un gusto o acercamiento por un estilo de juego concreto. Los objetivos deportivos de anteriores campañas, las posiciones habituales ocupadas en la clasificación, el perfil de los aficionados…etc.
Los objetivos deportivos a conseguir: Aunque condicionados por la plantilla que dispongas, éste será otro de los elementos a tener en cuenta, donde las propuestas innovadoras o que necesiten de mayor tiempo de adaptación, no encajarán en modelos que necesiten de un cierto rendimiento inmediato.
Otros aspectos también importantes: Materiales y recursos, disponibilidad de jugadores de apoyo (juveniles o equipo B), renovación de la plantilla, nuevas incorporaciones, conocimiento entrenador-jugador…etc.

Jugtadores2Pero todo ello y algunas cosas más no debes entenderlas como limitaciones, sino como condicionantes a tener en cuenta, donde lo importante, analizado lo anterior, será tu capacidad como entrenador para combinar tus preferencias con tus realidades, y poner en formato “modelo de juego” todo lo anterior.
Pero no acaba aquí nuestro trabajo de arquitectos de nuestro equipo, porque llegamos a una segunda fase no menos importante: “COMO HACERLO”.

Por supuesto, aquí también se combinan preferencias tuyas como entrenador con los elementos posibles descritos anteriormente, pero, ¿tu juego de 4 será el mismo juego de 4 que el mío? ¿Tus acciones a balón parado, tendrás las mismas prioridades que las mías? ¿Tus transiciones ofensivas tendrán las mismas premisas que las mías o las de otros cientos y cientos de entrenadores?.
Como comentaba en la anterior entrada, encontraremos que existen diversas nomenclaturas o definiciones teóricas para este apartado. Les podemos llamar o les llamamos, principios, sub-principios, reglas, esquemas, premisas, características…etc. Pero lo que es claro es que ésta es la verdadera diferencia entre nuestros perfiles como entrenadores. Aquí es donde reside la esencia y el estilo propio de cada entrenador, porque priorizarás cómo realizar acciones tácticas, ya no sólo en función de lo descrito en el apartado anterior, sino sobre todo en función de tus valores, de tus conocimientos, de tu experiencia, de tu singularidad como entrenador y como individuo.

Nuestras transiciones ofensivas tienen el mismo nombre, pero ¿a qué le das más importancia en los apoyos ofensivos? O ¿tú decides incorporar procedimientos tácticos relacionados con los roles, o diferencias entre situaciones de superioridad o igualdad, o en función del espacio, o basándote en otros elementos del juego? ¿Tienes reglas específicas bien definidas para la ejecución del primer pase?

Y cuando por ejemplo trabajamos el juego de 4, ¿Todos aplicamos los mismos principios para el balance defensivo?, ¿Definimos de la misma manera el concepto de amplitud y como conseguirla? ¿Para la circulación de balón y la ocupación de los espacios, marcamos los mismos criterios? ¿Utilizas los mismos movimientos de elaboración que otros entrenadores?

Y aunque no todo lo que se dibuja en la pizarra tiene el éxito garantizado, no dejemos de dibujar ni de escribir.

Tenemos el cambio en nuestra mano

RainlendarTanto en las elecciones a la RFEF como a las Territoriales, la falta de información ha sido la clave durante todos estos años. Y ha sido la clave, porque promover un proceso de votaciones basado en la desinformación y el miedo siempre ha condicionado el resultado final.

Todos tenemos experiencias sobre cómo afecta a nuestro deporte y a nuestra actividad como participantes del mismo, quién y cómo dirige nuestro deporte.
Y la gestión de nuestro deporte tanto a nivel nacional como territorial necesita un cambio drástico.
Para ello, lo primero que debemos saber es que el cambio está en nuestra participación…en nuestro voto.
Las dirección de la RFEF y de cualquiera de sus Federaciones Territoriales están basadas en una estructura asamblearia, en la que todos los deportistas elegimos a nuestros asambleístas o representantes, y estos, con nuestro voto delegado, eligen al presidente.
Pero si la desinformación y el miedo provocan que nosotros como deportistas no podamos o no queramos ejercer nuestra propuesta en forma de voto, jamás podremos conseguir que nuestros gestores sean los que realmente deseamos.

En las próximas elecciones a la RFEF tienen derecho a voto para elegir a nuestros asambleístas delegados, TODOS los clubs, jugadores y entrenadores que compiten actualmente en categoría nacional y también lo hicieron durante la pasada temporada.
¿Habéis calculado cuantos votos en toda España suman los clubs de las categorías de 2aB y 3ª, que constituyen el fútbol sala no profesional?
¿Habéis calculado cuantos votos en toda España suman los jugadores de las categorías de 2aB y 3ª, que constituyen el fútbol sala no profesional?
¿Habéis calculado cuantos votos en toda España podemos sumar los entrenadores en equipos de 2aB y 3ª, y que no somos profesionales?
¿Realmente creéis que no somos NOSOTROS los que PODEMOS CAMBIAR A NUESTROS GESTORES?

Modelo de Juego (Parte-1)

1441278745_Symbol-HelpDEFINICIONES Y JERARQUIA DEL JUEGO DEL FÚTBOL SALA
El proceso de creación consciente de un modelo de juego concreto es algo laborioso y complejo porque implica la suma de una serie de elementos, entre los que debemos considerar aspectos tan diversos como el contexto del equipo, las características de los jugadores, la identidad del club, los objetivos a conseguir…etc.
Todo entrenador tiene un modelo de juego aunque no sepa que lo tiene, pues la forma y el comportamiento que consigue desarrollar un equipo, estará basado en la identidad y la concepción concreta de juego que tenga ese entrenador.

MODELO DE JUEGO
Por tanto, el término MODELO DE JUEGO hace referencia al conjunto de comportamientos que realiza un equipo durante todas las fases del juego y a lo largo de un periodo de tiempo, mostrando una identidad concreta y aplicados en base a la concepción de juego que tiene y desarrolla el propio entrenador.

Pero tal vez la clave de todo ello esté en comprender que los comportamientos presentes en cada una de las fases o momentos del juego, proceden de la suma de los elementos técnico-tácticos, y la forma en cómo el entrenador consigue que éstos se ejecuten durante el juego.

Intentando aplicar un resumen comprensivo, podríamos decir que fundamentalmente sería la conjunción de dos líneas conceptuales del desarrollo del juego: la del QUÉ HACER y la del CÓMO HACERLO.
El QUE HACER sería el conjunto de comportamientos colectivos e individuales o ELEMENTOS TÁCTICOS que van a ser utilizados en ese Modelo de Juego y que además, constituyen la base teórica de formación de todo jugador. Por lo tanto, el QUE HACER sería el conjunto de ACCIONES, MEDIOS TÁCTICOS, PROCEDIMIENTOS TÁCTICOS y SISTEMAS DE JUEGO.

El COMO HACERLO equivaldría al conjunto de leyes o reglas que definen la forma en la que el entrenador interpreta el juego y la manera en la que dispone cómo los elementos tácticos se aplican al juego, otorgándole con ello una identidad propia y concreta. A nivel conceptual podríamos denominarlo ESTILO, REGLAS o PRINCIPIOS TÁCTICOS DE JUEGO.

Estructura1En las reglas utilizadas por los entrenadores, es decir, en el “COMO HACERLO”, aparecen habitualmente varios niveles de conceptos encadenados o dependientes, de forma que desde un concepto más general (principios), se llega a un nivel de detalle (sub-principios, reglas concretas,…etc.) a través de los que el entrenador pretende que el jugador y por lo tanto el equipo, consigan el aprendizaje, la asimilación y la aplicación necesaria.

FASES DEL JUEGO
La primera división o clasificación que debemos hacer para facilitar el análisis y la comprensión del juego es conceptuar Las FASES del JUEGO.
De forma casi unánime, las FASES del juego están divididas en la FASE OFENSIVA y la FASE DEFENSIVA.
Es posible que algunos autores identifiquen sub-fases dentro de cada fase, o elementos transitorios entre cada una de las fases.
Otros autores pueden llegar incluso a identificar también cada fase como un Modelo de Juego distinto (Modelo de Juego Ofensivo y Modelo de Juego Defensivo). No obstante, a efectos de concepción y jerarquía, no debería ofrecer ninguna diferencia, pues en definitiva estarán clasificados bien como sub-fases o bien como comportamientos dentro de una fase.
En cada una de esas fases, encontraremos distintas situaciones de juego, que de forma bastante normalizada podemos enumerar como:

Estructura2

El conocimiento y dominio de las acciones del juego por parte del jugador, su capacidad creativa y de toma de decisiones, y la propia realidad del juego, van a conseguir que durante el juego aparezcan la mayor parte de los elementos técnico-tácticos del fútbol sala, que serán aplicados en función del Modelo de Juego definido por el entrenador.

#entrenador, #futbol-sala, #futsal, #tactica-futbol-sala

¿Nuestra táctica de partido es la acertada?

CarpetaEs realmente interesante observar como un equipo desarrolla de forma precisa y constante un sistema de juego en el que marcadamente se ejecutan las formas de juego que tanto entrenador como jugadores han ido construyendo a lo largo del trabajo semanal.

Sin duda alguna uno de los grandes logros del trabajo de un entrenador estriba en ser capaz de colaborar de forma determinante en la construcción del estilo de juego de su propio equipo, porque son muchos los elementos del activo de un equipo en los que el trabajo del entrenador no sólo es necesario, sino que se convierte en imprescindible.
Podríamos tener un debate interesante sobre en qué aspectos del trabajo del equipo es realmente decisiva la intervención del entrenador, aunque probablemente estaríamos bastante de acuerdo que uno de esos aspectos sería la dirección de partido.

Por dirección de partido entendemos el conjunto de decisiones que el entrenador aplica a lo largo del desarrollo del encuentro. En definitiva, la dirección de partido sería la forma en la que el entrenador aplica la táctica de partido, que está definida como el conjunto de planteamientos tanto ofensivos como defensivos que el entrenador establece y ejecuta de forma activa o reactiva con el fin de que su equipo alcance los objetivos previstos.

Pero es en la parte reactiva de la táctica de partido en la que quiero insistir, porque si como antes decía es muy valorable ver como un equipo está ejecutando de forma activa su sistema de juego y formas asociadas, no es menos importante que el entrenador sea capaz de aplicar elementos reactivos durante la aplicación de la táctica de partido si la situación es desfavorable.

Con frecuencia los entrenadores caemos en el error de confiar en exceso en nuestra táctica de partido establecida de antemano y aunque el rival esté dominando las fases del juego con su planteamiento táctico, nosotros seguimos insistiendo en aplicar como elementos reactivos, la táctica de partido activa establecida como inicial.

Un ejemplo claro de ello podría ser cuando nuestro sistema de juego en ataque posicional es el “sistema de 4”o “juego de 4” o “4 en línea”, con sus correspondientes formas de juego asociadas y lo establecemos como táctica de partido del enfrentamiento contra un rival del que conocemos que se posicionará defensivamente por debajo de la ½ pista.

Comienza el partido y se ejecuta nuestro planteamiento ofensivo de partido y aunque nuestros movimientos, nuestras acciones y nuestra táctica de partido se desarrollan según lo previsto, poco a poco vamos apreciando que no conseguimos alcanzar las ventajas que debería aportar nuestro sistema de juego.

Ante nuestro sistema ofensivo de “juego de 4” basado principalmente en la creación y ocupación de espacios , con apoyos constantes al compañero que tiene el balón, intentando que el desplazamiento continuo de nuestros jugadores permita desequilibrar la defensa rival y colocarla casi en línea para evitar sus posibles ayudas y coberturas defensivas, el equipo rival desarrolla su sistema defensivo previsto de defensa retrasada, en el que minimiza los espacios, no presiona al balón y espera que nuestro posicionamiento en elaboración de juego sean tan horizontal, tan previsible y con tanto espacio a nuestras espaldas como para obtener ventaja simplemente por el hecho de nuestra falta de aplicación de una táctica reactiva.

Pero aunque lo que podría estar pasando en la pista pudiera tener distintos puntos de vista y por lo tanto distintos análisis, el resultado que refleja el marcador comienza a ir en nuestra contra porque el rival está obteniendo ventaja de nuestra insistencia en aplicar aquello que nuestro equipo domina perfectamente pero que no se ajusta a las necesidades del encuentro. Incluso podríamos afirmar que no se trata de que nuestro rival esté interpretando correctamente nuestra táctica de partido y reaccione aplicando un sistema de juego que nos está sorprendiendo. Simplemente ocurre que ambos entrenadores hemos puesto en activo dos sistemas de juego distintos y contrapuestos que están ofreciendo respuestas distintas. Lamentablemente, el nuestro no nos lleva a la victoria.

Pero:

  • ¿Hemos hecho bien nuestros deberes analizando y preparando nuestra táctica de partido contra la presumible defensa cerrada del equipo rival?
  • ¿Puede ser que como entrenador no seamos capaces de ver lo que está ocurriendo e insistamos más en que nuestros jugadores apliquen correctamente las formas de juego previstas que no en cambiar el planteamiento de partido?
  • ¿Debemos seguir insistiendo con nuestro “juego de 4” porque es el que domina perfectamente nuestro equipo aunque no consigamos obtener ventaja ni en el dominio del juego ni en el resultado del partido?
  • ¿Qué planteamientos tácticos pensáis que pueden ser una buena forma reactiva de decisión de partido si os encontráis en el caso del ejemplo anterior?

Actuación del entrenador durante un partido

Entrenador-ImagenNo todos los deportes permiten la misma comunicación entre jugadores y entrenador, y en cada uno de ellos la capacidad que tiene el entrenador para interactuar en el juego es bastante distinta.
Si bien considero que el fútbol sala no es el que más, si creo que como la mayoría de los deportes de pista, permite una aportación bastante directa de las intenciones del entrenador a las posibilidades de juego de su equipo.

Será por ello que siempre me ha gustado disponer de un análisis sobre aquellos elementos en los que nuestra actuación como entrenadores, personas y líderes de un grupo, debiera tener muy en cuenta, especialmente para aprender de la importancia de cada una de las posibles actuaciones que puedo desarrollar durante un partido.
Comparto con vosotros este esquema, que como una sencilla herramienta personal de análisis, me ha permitido fijarme en los detalles sobre los que aprender, mejorar y trabajar.

Entrenador

#metodologia

Ejemplos para los objetivos de una defensa en inferioridad

InferioridadEstaba preparando alguna tarea de ejemplo para completar gráficamente la petición de un compañero, cuando recordé lo explicado en alguna entrada anterior en el blog que podía complementar perfectamente la forma de trabajar los objetivos para la defensa en inferioridad.
Creo que es interesante repasar sobre todo esta entrada y los comentarios que compartimos entre varios entrenadores:

https://pacocm.wordpress.com/2010/10/06/teoria-sobre-la-defensa-en-inferioridad-2/#more-363

No obstante, y ante la petición de aportar algún ejercicio, más que exponer algún ejercicio, cosa que casi no suelo poner en este blog, sugiero cualquier ejercicio o tarea en el que se trabaje una defensa en inferioridad, de forma que partiendo de una situación de juego real y de igualdad 4c4 o 3c3(28×20) se produzca esta inferioridad a través de la incorporación de un elemento o accción, como puede ser la pérdida del balón, o último jugador en tocar si hay finalización, o incluso un cambio de ataque a defensa marcado por el entrenador donde se elimine obligatoriamente a un jugador del equipo que pasa a actuar como defensor.
Porque en definitiva, y como intentaré explicar en una entrada posterior, lo importante no es el ejercicio en sí (que puede ser cualquiera), si no como trasladamos nuestro criterio táctico a los jugadores a través de las explicaciones y de las indicaciones, definiendo claramente cuáles son los objetivos que queremos que se cumplan, y cómo deben alcanzarlos.

Es cierto que muchos ejercicios llevan implícitos estos objetivos y el criterio táctico que buscamos y simplemente preparamos el escenario para que los jugadores interpreten y aprendan con la experiencia del trabajo que están desarrollando, pero en otras muchas tareas tan sólo podremos llegar a conseguir el objetivo táctico buscado a través del trabajo de instruir y definir con explicaciones lo que deseamos que se produzca, y por lo tanto cómo queremos que nuestro equipo desarrolle esas acciones tácticas.