Ejemplos para los objetivos de una defensa en inferioridad

InferioridadEstaba preparando alguna tarea de ejemplo para completar gráficamente la petición de un compañero, cuando recordé lo explicado en alguna entrada anterior en el blog que podía complementar perfectamente la forma de trabajar los objetivos para la defensa en inferioridad.
Creo que es interesante repasar sobre todo esta entrada y los comentarios que compartimos entre varios entrenadores:

https://pacocm.wordpress.com/2010/10/06/teoria-sobre-la-defensa-en-inferioridad-2/#more-363

No obstante, y ante la petición de aportar algún ejercicio, más que exponer algún ejercicio, cosa que casi no suelo poner en este blog, sugiero cualquier ejercicio o tarea en el que se trabaje una defensa en inferioridad, de forma que partiendo de una situación de juego real y de igualdad 4c4 o 3c3(28×20) se produzca esta inferioridad a través de la incorporación de un elemento o accción, como puede ser la pérdida del balón, o último jugador en tocar si hay finalización, o incluso un cambio de ataque a defensa marcado por el entrenador donde se elimine obligatoriamente a un jugador del equipo que pasa a actuar como defensor.
Porque en definitiva, y como intentaré explicar en una entrada posterior, lo importante no es el ejercicio en sí (que puede ser cualquiera), si no como trasladamos nuestro criterio táctico a los jugadores a través de las explicaciones y de las indicaciones, definiendo claramente cuáles son los objetivos que queremos que se cumplan, y cómo deben alcanzarlos.

Es cierto que muchos ejercicios llevan implícitos estos objetivos y el criterio táctico que buscamos y simplemente preparamos el escenario para que los jugadores interpreten y aprendan con la experiencia del trabajo que están desarrollando, pero en otras muchas tareas tan sólo podremos llegar a conseguir el objetivo táctico buscado a través del trabajo de instruir y definir con explicaciones lo que deseamos que se produzca, y por lo tanto cómo queremos que nuestro equipo desarrolle esas acciones tácticas.

Anuncios

Tres sencillos objetivos para una defensa en inferioridad

Jugtadores2Cuando se produce una situación de defensa en inferioridad, habitualmente en una transición defensiva, no siempre es posible llevar a cabo las acciones que equilibren esa situación, y por lo tanto, los jugadores deberán actuar de forma rápida y coordinada para obtener el mejor rendimiento posible en ese conjunto de acciones.
Y aunque no podemos tratar de ofrecer un procedimiento único y exclusivo, si es conveniente establecer algunas pautas para que la coordinación y la efectividad puedan ser elementos que jueguen a nuestro favor.

El primer objetivo tiene que ver con el espacio, pues como todos ya sabemos, con un mismo número de jugadores, a mayor espacio de juego más ventaja para el equipo con posesión de balón. Por la tanto, nuestro objetivo como defensores en inferioridad consistirá en tratar de llevar el juego a un espacio reducido y controlable, bajando progresivamente la altura de la defensa para que con los mismos integrantes (atacantes y defensores) consigamos que las acciones se desarrollen en un espacio menor.

El segundo objetivo consistirá en proteger el mayor número posible de líneas de pase. Es cierto que siendo un menor número de jugadores siempre nos encontraremos un número de líneas de pase superiores a las que podríamos dominar, pero no debemos cometer el error de que nuestros jugadores se centren en defender al jugador y no en las líneas de pase posibles, o incluso duplicar las posiciones innecesariamente sobre una misma línea de pase, vigilando y protegiendo especialmente aquellas que puedan provocar mayor peligro o desajuste en nuestro precario esquema defensivo.

Y como tercer objetivo, tal vez el más complicado pero el más efectivo, sería tomar la iniciativa defensiva para dividir el ataque. Esto podemos conseguirlo, primero a través de la participación activa de nuestro portero, posteriormente descartando al jugador atacante con menos posibilidades de recibir el balón, y creando por lo tanto una igualdad defensiva en la zona elegida, que nos permita actuar con determinación e intensificar la defensa para convertirla en una defensa activa-recuperadora.

Una despedida nunca es fácil

IMG_0697Entrenador: “Dícese del que prepara y entrena…”
¿Y sólo eso?
Porque se les olvida palabras como planificar, dirigir, formación, experiencias, aprender, motivar, trabajar, sentir, pasión, ganar, perder, decepción, disfrutar, mejorar, compartir, problemas, alegrías, ilusión…

Ilusión por lo que haces y por lo que vives.
Ilusión para crecer, para mejorar.
Ilusión para seguir aprendiendo y seguir enseñando.
Ilusión para planificar, para desarrollar, para alcanzar.
Ilusión para motivar y no convertirte en un aburrido, insensible, monótono, predecible y apático entrenador.
Ilusión que está en uno, pero que necesita de una experiencia viva y vital cada día.

Experiencia fantástica como la vivida en Manresa desde el inicio.
Experiencia que arrancó hace un par de años en un club prestigioso al que envidiaba entrenar.
Experiencia que me ha permitido vivirlo y disfrutarlo como esperaba.
Experiencia que me ha ofrecido poder trabajar y conocer a gente fantástica que llevaré siempre en el recuerdo más personal.
Experiencia que como todas, te hace crecer al descubrir lo malo y lo bueno que tenemos los terrestres.
Experiencia que con trabajo y por sorpresa casi nos lleva a retos de nivel superior, pero que se ha ido desvaneciendo como se desvanecen otras tantas cosas del mundo actual.

Porque lo actual, lamentablemente no me da para la marca mínima de ilusión.
Porque lo actual no me es suficiente para desarrollar un proyecto, una idea, un trabajo como pide mi cuerpo.
Porque lo actual tiene aristas que no he puesto yo, con solución de muchas incógnitas y no todas en la misma ecuación.
Porque lo actual podría ser mejor o peor, pero debiera ser diferente.
Porque lo actual y mi ADN me piden actuar.

Tengo que actuar en consecuencia, y sin garantía de un mañana mejor, decir que hasta aquí he llegado en esta vivencia.
Tengo que actuar para que mis razones no perjudiquen el sentido común.
Tengo que seguir aprendiendo y enseñando para aquel que quiera enseñar y aprender.
Tengo que seguir compartiendo camino con la pasión y con la ilusión.
Tengo que parar y buscar otros retos.
Tengo que sentirme completo con lo que digo, con lo que hago, con lo que puedo hacer y con lo que puedo decir para no convertirme en un aburrido, monótono y apático entrenador.

Una situación desagradable

Bloc notasSuele ser muy frecuente la actitud pasiva cuando observamos que el problema le afecta a otros. Aunque tal vez debido a la situación socio-política actual, somos cada vez más los que mostramos abiertamente nuestra sensibilidad ante las situaciones de injusticia o de problemática grave.
Frente a situaciones conflictivas, la primera actuación debe ser siempre el diálogo, el acercamiento, la flexibilidad…incluso la negociación si es que aparece la posibilidad.
Pero desgraciadamente quien se encuentra en posiciones de privilegio y de autosuficiencia gestionando nuestro deporte, no llega a entender que cualquier colectivo, y en este caso el de los entrenadores, debe ser tenido muy en cuenta, pues somos una parte activa, importante, viva y presente del fútbol sala.
Yo aporto información de la situación desde la perspectiva de los entrenadores de fútbol sala, pero la federación de fútbol engloba a ambos colectivos, y por lo tanto, entrenadores de fútbol y de fútbol sala estamos afectados por los mismos problemas.

Es inconcebible que para el desarrollo y crecimiento de un deporte como el futsal, no se tenga en cuenta…es más, se menosprecie, la participación de algunos de los actores principales, máxime cuando de forma clara y abierta se ha intentado encontrar vías de diálogo para aportar nuestra experiencia, nuestros conocimientos y nuestras inquietudes como entrenadores.
Pero esta actitud de desconsideración por parte de los dirigentes deportivos no va a ser suficiente para que expongamos primero y trabajemos después para intentar resolver los graves problemas que nos afectan.
Muchos nos aconsejan tratarlo desde un entorno público, pues los intentos de diálogo y de entendimiento han sido nulos. Tal vez ésta deba ser la forma acertada de actuar a partir de ahora, pues la capacidad actual de los medios de comunicación y de las redes sociales puede mostrar nuestras inquietudes, nuestras necesidades y también nuestra fuerza.
Os recomiendo leer este dossier…

http://www.anefs.es/index.php/anefs/item/300-dossier-informativo-sobre-situaciones-que-afectan-al-colectivo-entrenadores-futsal

 

El gran colectivo de entrenadores de FUTSAL

Logro_1Han concluido nuestras segundas Jornadas Técnicas Anefs, realizadas en Logroño, marco y ciudad donde se ha disputado La Copa de España de Fútbol Sala.
En el grupo de gestión de Anefs nos planteamos hace ahora algo más de un año la posibilidad de realizar unas Jornadas Técnicas como actividades paralelas, aprovechando la concentración de entrenadores con motivo de la disputa de La Copa en la ciudad de Alcalá.

Teníamos la experiencia de lo que podíamos desarrollar en eventos similares, ya que desde hacía 15 años realizamos nuestros congresos nacionales, y creíamos que podríamos conseguir algo parecido.
Desde el primer momento intentamos darle un formato diferente. Un formato en el que encajaran actividades novedosas, aunque siempre bajo el denominador común de la formación.
Buscábamos unas jornadas más participativas en las que el conocimiento que todos y cada uno de nosotros acumulamos como entrenadores, pudiera ser explicado, contrastado y compartido.
En Alcalá conseguimos aglutinar un total de 50 entrenadores inscritos, algo que para nosotros fue un auténtico éxito.
Ayer terminábamos las de Logroño, y más 100 inscritos y las sensaciones que recibimos y que compartís, nos siguen animando en este camino.

Hemos abierto las puertas a actividades de intercambio donde la participación está asegurada. Hemos creído que el trabajo y los conocimientos de entrenadores que comparten su ilusión por el futsal con su trabajo profesional en otro ámbito, es tan interesante como el del entrenador de élite. Hemos apostado por una formación basada en la compartición de experiencias y conocimiento, donde las aportaciones de compañeros que entrenan en condiciones similares a las tuyas es un filón de oro en tu crecimiento como entrenador.

Y queremos seguir así.
Queremos seguir haciendo crecer el colectivo de entrenadores, para que todo aquel que sea, se sienta y trabaje como entrenador, encuentre en nosotros un entorno de comprensión, de conocimiento y de soporte con el que conseguir desarrollar su trabajo de una forma mucho más completa.
Necesitamos de vuestras valoraciones y de vuestras sugerencias tanto para mejorar en lo mejorable como para innovar en lo obsoleto…Pero sobre todo, queremos que éste sea el GRAN COLECTIVO DE TODOS LOS ENTRENADORES DE FÚTBOL SALA.

9 principios del entrenamiento, incluso para el global

1392125024_runEste artículo en el blog de Fito Florensa, de la revista Men’s Health.es (versión digital) , me recordó aquello tan fundamental y que hemos repasado tantas veces en las asignaturas de preparación física de cualquiera de nuestros cursos de entrenador, que creí interesante compartirlo en un tweet.

http://blogs.menshealth.es/maximo-rendimiento/principios-del-entrenamiento/

Pero aunque estos 9 principios del entrenamiento estén basados en elementos exclusivos de la actividad física e independientemente del deporte que se practique, me parecen tan completos y a la vez tan necesarios, que los considero imprescindibles para el desarrollo del trabajo técnico, táctico, integrado o global.

1.Principio de sobrecompensación:Proceso que permite aumentar las reservas funcionales, compensando en exceso la pérdida inicial provocada por una determinada carga (Estímulo/entrenamiento), constituyendo la base por la cual se mejora el rendimiento físico y funcional del deportista.
El desarrollo técnico/táctico de un jugador o un equipo también necesita de una “sobrecompensación”, de forma que antes de que comience a “borrarse” la información recibida, debemos aplicar una nueva “carga formativa” que permita crecer sobre la base de conocimientos ya adquiridos.

2.Principio de individualización: El entrenamiento deberá ir en acorde a las características de cada persona. Por ejemplo, debemos tener en cuenta, la edad, sexo, hábitos deportivos, historial de lesiones, tipo de práctica físico-deportiva y nivel inicial de condición física. Por tanto, cada entrenamiento debe ir en acorde a las características concretas de la persona que, por tanto, generará adaptaciones únicas en cada individuo.
La individualización es fundamental en el tratamiento, en la concepción y en la exigencia a cada jugador. No todos los jugadores tienen las mismas características, ni todos progresarán de la misma forma. Individualizar o adaptar a cada individuo su progresión técnico/táctica individual es un objetivo a cumplir por el entrenador.

3.Principio de progresión:Todo organismo necesita de un tiempo de adaptación, después de aplicar una carga. Esta carga de entrenamiento debe ir aumentando gradualmente, en función del tiempo de adaptación del organismo.
Claramente, no podemos desarrollar conceptos técnico/tácticos si no hay un proceso de “carga formativa” progresiva y adaptativa.

4.Principio de continuidad:Para que se produzcan adaptaciones crónicas, sólidas, debemos aplicar una carga de forma regular y repetida en el tiempo “x”, en función del estímulo y tiempo de adaptación de tu organismo.
La temporada es larga, las motivaciones diversas, los estímulos muy variados, y por ello es importante refrescar de forma regular la información técnico/táctica que vamos desarrollando. La memoria es selectiva. Nunca demos nada por sabido.

5.Principio de variedad: No existe ningún ejercicio, ni método o deporte, que por sí solo, sea absolutamente válido para conseguir la mejor prevención y desarrollo de los diferentes sistemas orgánicos. En palabras llanas, no existe ningún método de entrenamiento o deporte, que por sí solo, sea la panacea. En tus entrenamientos debes combinar deportes, realizar ejercicios diferentes de fuerza y cambiar la forma de hacer realizar tus ejercicios. De forma general y teniendo en cuenta el objetivo de estar sano de forma integral, cambia tu forma de entrenar cada 3, 4 semanas. Este hecho te permitirá prevenir lesiones, te mantendrá motivado y, por encima de todo, hará que la evolución de tu condición física se dispare. Tus semanas entrenando, NUNCA pueden ser iguales durante todo el año.
¿Que decir de un entrenamiento técnico/táctico aburrido, lleno de repeticiones absurdas o de filas interminables? La variedad, la diversión,la incorporación permanente de ejercicios nuevos con los que alcanzar los mismos objetivos formativos y de conocimiento. Nos guste o no, un entrenador es un FORMADOR.

6.Principio de relación óptima entre carga y recuperación:Para que se produzcan adaptaciones y no nos lesionemos o nos sobreentrenemos, debemos tener en cuenta que, después de aplicar una carga se necesita un periodo de recuperación para garantizar que se produzca la sobrecompensación.
Todos debemos ser conscientes de no saturar de información técnico/táctica a nuestros jugadores. Deben asimilar y adaptar a su juego y a su propia personalidad en la pista los elementos que estamos entrenando.El exceso de información o la acumulación inadecuada de conceptos técnico/tácticos puede provocar estres, ansiedad o desánimo.

7.Principio de periodización: Sino programas tu entrenamiento en función de un objetivo a lo largo del tiempo, nunca te sacarás el mayor partido y, quizás, ni siquiera llegues a alcanzar tus metas físico-deportivas.
Imposible trabajar durante una temporada sin una planificación de contenidos técnico/tácticos, que luego deberemos programar semana a semana (microciclos), mes a mes (mesociclos), para alcanzar nuestro modelo de juego.

8.Principio de especialización progresiva: Como norma general, ya que cada caso es un mundo, el proceso de entrenamiento dentro de una planificación, debe ir de lo global a lo específico. Por ejemplo, si entrenas para un triatlón, en una primera fase trabajarás la resistencia de base y fuerza general. En una segunda, mejorarás ritmos en los tres deportes pensando en el tipo de prueba que harás (Distancias,…). Y en una tercera fase adaptarás tu entrenamiento a la especificidad absoluta de la prueba (condiciones ambientales, altura, tipo de terreno, etc,…).
Entrenamiento basado en procedimientos tácticos. A veces trabajamos ejercicios que contienen demasiadas variables, o que pretendemos actuar sobre todas ellas, con lo que perderemos la capacidad de incidir en el aspecto concreto y específico sobre el que queremos trabajar ese dia para conseguir la mejora en un concepto más global o integrado. Una acción táctica grupal está compuesta de varios elementos tácticos más simples. Ir de lo simple a lo complejo debe ser un viaje frecuente en nuestros entrenamientos.

9.Principio del estímulo eficaz: Para que se produzcan adaptaciones, es necesario que la carga (estímulo) supere un umbral de intensidad “x” (en función del caso concreto).
La información/formación técnico táctica de nuestro trabajo, debe motivar. Debe estar basada en aquello que aporte a lo esperado y lo necesitado por el jugador. Debe estimular lo nuevo, lo diferente, lo no conocido, aquello que le permita aprender y mejorar.

Fortalezas

settings-blue-iconSabemos que las matemáticas no existen en el deporte, aunque todos estamos convencidos que el trabajo acaba llevándote al objetivo perseguido. Pero por mucho trabajo que se realice, si no resulta el adecuado, tal vez tampoco consigamos el fin previsto.
¿Y cuál es el trabajo adecuado? ¿Dónde tenemos que tocar para conseguir lo que buscamos? ¿Qué es lo que debemos cambiar, o dónde debemos insistir?
Estas y muchas más son preguntas que nos formulamos cuando algo no sale como esperamos.
Seguro que cada uno de nosotros dispone de experiencia suficiente como para compartirla con gran interés, y os animo a que expliquéis en los comentarios lo que pensáis al respecto.

En primer lugar, creo que todos coincidiremos en que lo más importante es identificar las causas que nos están abocando a esa situación. Y aunque parece sencillo, no siempre es tan fácil, debido a que quizás no sea una única, o incluso podamos estar condicionados por nuestras anteriores experiencias, o por una visión demasiado subjetiva.
Uno, y tal vez el mejor elemento objetivo para identificar situaciones y causas de problemas en el juego es el vídeo.
Visionando el vídeo, observaremos con detalle cómo se está desarrollando el juego, las acciones y por lo tanto aquellos elementos que están condicionando en forma negativa nuestro resultado.
Esos vídeos también serán muy importantes para mostrar de forma objetiva a nuestros jugadores lo que desde dentro tal vez ni ellos ni nosotros mismos hayamos podido apreciar con tanto detalle.
Hay que identificar las causas, hay que conocer los detalles y hay que analizar las situaciones a potenciar o mejorar, trabajándolas de la forma adecuada.

Con ello, preparamos un plan de acción o una programación en la que poder centrarnos en los aspectos susceptibles de mejora, cómo y de qué forma debemos mejorarlos.
Llegados a este punto, tal vez aparezca el momento más crucial para conseguir el punto de inflexión necesario, y que pasa por encontrar aquellos pocos o muchos puntos de mejora que se van consiguiendo, para reforzarlos con mayor intensidad que seguir insistiendo en los elementos que todavía no se están ejecutando de forma correcta.
Inmediatamente detectada la situación y los elementos de mejora, debemos comenzar a trabajar en las fortalezas. Las fortalezas del equipo y del jugador. Utilizando refuerzos positivos y mensajes sobre sus aspectos destacados o fortalezas.
Debemos seguir trabajando con el vídeo, pero declinando la balanza hacia la identificación de aquellas fortalezas que comienzan a aparecer, buscando el clima de seguridad y motivación que ayude a revertir la situación.
Existen muchas técnicas para ello, pero las dinámicas de grupo, reuniones donde tan sólo se busquen las fortalezas de cada uno, comentadas por el resto, y utilizadas de forma visual con momentos claves, pueden ser excelentes herramientas para la mejora.

Habrá que seguir trabajando y mucho, pues las situaciones no están resueltas de forma definitiva casi nunca, pero revertir una situación es una de las satisfacciones individuales y grupales más gratificantes que se puede vivir como entrenador.