FINAL DE MI PARTIDO: Aprender, compartir…disfrutar

Si, ha llegado el final de mi partido y el resultado ya no lo podemos cambiar.
Un resultado que tal vez podría haber sido mejor, pero del que no obstante, me siento altamente satisfecho.

Comenzaré por el final.
Mi actividad profesional siempre ha estado lejos del futsal, y aunque he tenido la suficiente tranquilidad y capacidad para hacer que el mundo del deporte tuviera un gran peso en mi vida, desde hace algunas semanas, unos cambios profesionales muy positivos exigen que centre todos mis esfuerzos en mi vida laboral.
Soy una persona de compromiso y de intensidad en todo lo que hago, y por lo tanto, pensar que no voy a ser capaz de dedicar todo el esfuerzo y el tiempo que requiere mi pasión por el futsal, me lleva a la determinación de adelantar mi retirada como entrenador.

Si, es un adelanto porque ya tenía presente que tal vez en uno o dos años más, la mente habría dicho basta.
Porque aunque durante más de 25 años haya sido capaz de multiplicarme en el esfuerzo para disfrutar entrenando a un gran nivel, ahora, a estas alturas, y con todo lo vivido, la mente comenzaba a ofrecerme pensamientos de relajación, de necesidad de dedicarme a los míos, a otros aspectos de la vida y por supuesto, a darle prioridad al trabajo.

¿Y porqué no una retirada temporal? o ¿simplemente dejar la competición de nivel? Porque es obvio que todo suma, y aunque ya he dicho que la razón fundamental es profesional, todo el resto de cosas con las que no me he encontrado cómodo a través de los años, y que desafortunadamente, o no he podido cambiar si estaba en mi mano, o no he podido aceptar, también condicionan a que el final llegue ya.
Esas otras “cosas” están ahí, forman parte de nuestro mundo deportivo y hay que aceptarlas como tal.
Yo las he vivido durante mucho tiempo, y he intentado adaptarme a ellas, aunque no creo que lo haya conseguido del todo, especialmente a medida que pasaban los años.
No creo que me haya adaptado nunca a que alguien valore tu trabajo desde jugar a ser entrenador, a que los intereses individuales estén por encima de los del equipo, a que el respeto y el compromiso no esté siempre presentes, o a que los directivos de nuestro deporte sean más importantes que cualquiera de los que puedan saltar a la pista este fin de semana..

Éstas y algunas “cosas” más, son las que me llevan a decidir que en el futuro no intentaré tener una nueva etapa como el entrenador de las categorías que he sido hasta ahora.
Tal vez, en otro futuro muy lejano, y si llego a tener muchas ganas de ver como rueda un balón, pueda decidir pasar algún rato semanal con los pequeñajos de cualquier club de barrio.

En fin, es una despedida y no es necesario que repase muchos de los momentos buenos y los no tan buenos que he vivido.Creo que dentro de una globalidad, nuestra participación es mínima, aunque necesaria. El resultado de mi partido cuando miro atrás, es una gran sonrisa.
Me doy por muy satisfecho si la gran mayoría de jugadores con los que tuve el placer de compartir vestuario, alguna vez pensaron que les pude aportar algo.
Yo siempre tendré muy presente, que aunque a veces tuve que tomar decisiones ingratas, buscaba siempre lo mejor para el equipo.

Tengo recuerdos fantásticos del primer equipo de benjamines que entrené…Recuerdos increíbles con mi trabajo con los primeros juveniles…Recuerdos emocionantes de aquellos jugadores con los que acabamos convirtiéndonos en amigos…Recuerdos vibrantes del trabajo que hicimos con muchos jugadores para alcanzar títulos y ascensos…Recuerdos de tristeza por aquellas etapas donde no alcanzamos objetivos…Recuerdos con sonrisa por todos aquellos jugadores-compañeros con los que compartimos horas y horas de entrenamiento productivo.

He visto cubiertas grandes satisfacciones desde mi figura como entrenador, y aunque no he pasado por muchos clubs, siempre he intentado que mi estancia y mi trabajo en cada uno de ellos sirviera para sumar, para ayudar, para recoger y aprender de mi experiencia y de mi visión.
Tal vez en alguno se consiguió más que en otro, pero al menos me quedo tranquilo porque lo intenté hasta el final…e incluso jugando con portero jugador.
Aunque siempre enérgico, he sido absolutamente respetuoso con todo el mundo, hasta en los momentos más difíciles de cualquier partido y frente a cualquier decisión o actuación. Y de eso me siento muy orgulloso.

Es lógico que se sueñe en acabar una etapa con algún premio en forma de título o ascenso, pero para mí, y aunque me duele que no pueda ser un proyecto completado a varios años, lo conseguido esta última temporada tendrá un valor increíble. Porque construir un equipo desde mínimos, y que como equipo además se consigan resultados y un estilo propio, dice mucho del esfuerzo y del trabajo de todos los integrantes del equipo y del club.

Tal vez nos veamos poco y me leáis menos, pero dejaré este blog abierto, como siempre, por si alguien saca algo positivo de cualquier trocito de texto. Buscaba sólo eso: Aprender, compartir…disfrutar.
No os garantizo respuesta…pero si aprecio.No os garantizo compromiso, pero siempre intentaré encontrar hueco para un café.

Gracias por competir y compartir conmigo la pasión por nuestro deporte.

Anuncios

HEMOS FORMADO UN EXCELENTE EQUIPO

Nos encontramos en la fase final de la temporada en la que por méritos propios y con muchísima ilusión vamos a poder competir por mantenernos en los primeros puestos de la clasificación, algo que sin duda podemos considerar como un gran logro.
Una parte importante del trabajo de este año lo construimos durante la pasada temporada, en la que con la misma base de jugadores y en una categoría muy difícil, conseguimos un merecido premio en forma de ascenso.
Iniciamos esta temporada con algunas incorporaciones en el equipo. Pero con un excelente trabajo del grupo y con grandes dosis de ambición, estamos compitiendo por un objetivo no previsto a priori.
Como resumen, para mí, serán dos de las mejores temporadas que he vivido como entrenador, en las que el grupo humano, su trabajo en los entrenamientos, en los partidos, su calidad como jugadores y su compromiso con los objetivos, conforman uno de los mejores grupos que he podido dirigir.
Me siento orgulloso de ser el entrenador de unos jugadores con los que he aprendido y disfrutado por igual. Les debo todo sobre los pequeños éxitos conseguidos, y especialmente por transmitirme durante esta temporada la ilusión necesaria para seguir siendo su entrenador.
Creo que podemos decir con certeza que hemos formado un excelente equipo.

Pero la figura del entrenador y su trabajo también está condicionado por lo que hay más allá del 40×20. Creo que el entrenador debe sentirse y ser tratado como tal por parte del club y de sus gestores. Y cuando esto no es así, los proyectos deportivos no existen.
Ayer comuniqué a mi actual club que nuestra relación deportiva terminará al finalizar la presente temporada. Y es que, a veces, los proyectos deportivos no alcanzan a tener ni la forma ni la duración que tu esperabas, bien porque no puedes desarrollarlo, o bien porque tus propuestas y las del club en el que estás no tienen los mismos criterios.

Ya son más de 20 años entrenando y hace mucho tiempo que, en mis valoraciones, suma de forma importante que el entorno sea el adecuado para desarrollar un buen proyecto deportivo.
Tal vez porque casi siempre lo tuve y lo disfruté, llego a ser más consciente de que para mí es necesario que mi experiencia, mis conocimientos, mis ideas y mis aportaciones, formen parte de ese proyecto deportivo del cual me siento responsable.

#entrenador, #equipo, #futsal

Una auténtica verguenza

Con frecuencia me resisto a escribir en mi blog sobre algo que no sea fútbol sala, porque escribir y compartir con otros compañeros sobre temas técnico-tácticos de nuestro juego o de nuestro trabajo como entrenador, es lo que realmente me gusta.
Pero la grave actualidad se ha centrado sobre la federación que nos gestiona y nos gobierna, y siento la necesidad de ampliar lo que pienso, a algo más de 140 caracteres.
Ser crítico no debería ser un inconveniente, siempre y cuando se sea constructivo a la vez, aportando tu propia visión sobre aquello que te sensibiliza.

Nuestro deporte está gestionado por una federación a la que históricamente no hemos querido pertenecer. Y no hemos querido pertenecer porque los hechos confirmaron y siguen confirmando esa negativa. Primero por su exceso de control, para evitar que, desde una organización totalmente independiente, el fútbol sala pudiese convertirse en un deporte que, con una posible mayor repercusión mundial pudiera perjudicar los intereses de los dirigentes de las federaciones de fútbol. Y en segundo lugar, porque siendo obligados a asumir ese papel menor dentro de otra organización, hemos recibido constantes muestras de desprecio.
Y esa forma de gestión mostrada por muchos de los directivos federativos tanto nacionales como internacionales, es la que, con bastantes dosis de corrupción, ha terminado por descubrirse aquí en España como uno de los mayores escándalos.
Esa forma de gestión es la causa de todo lo que ha ido saliendo a la luz, y seguramente continuará saliendo. Una forma de gestión basada en una estructura asamblearia, que es el principio de todo.
¿Cómo se ha podido perpetuar un dirigente en su puesto durante 28 años? Pues gracias a una estructura asamblearia que permite un control total a través de un sistema sencillo de clientelismo, o traducido a hecho concretos, basado en los favores o el miedo.

La “Asamblea General” es el órgano de gobierno de la Real Federación Española de Fútbol, y tal y como ella misma define:
“La Asamblea General es el órgano superior de gobierno y representación de la RFEF, y está compuesta por ciento cuarenta miembros, de los cuales veinte son natos y ciento veinte electos, entre los que se encuentran el Presidente de la RFEF, los Presidentes de las diecinueve Federaciones de ámbito autonómico integradas en la RFEF y los miembros electos de los estamentos de clubs, futbolistas, árbitros y entrenadores”.
Es decir, el presidente es elegido por los miembros de la Asamblea General, y los miembros de esta asamblea son elegidos previamente por los distintos colectivos.
Esta estructura piramidal es la causa de todos los males. Su resumen es bien sencillo pues teniendo contentos a 140 miembros, tienes asegurada tu permanencia casi eterna. ¿Y éste es un sistema único de la RFEF? Pues no. Es el mismo sistema que está impuesto en las federaciones territoriales. Por lo tanto, las deducciones son bien fáciles.

Pero no seamos ingenuos y creamos que el asambleísta es el representante verdadero de su colectivo, cuando en las pasadas elecciones, tanto para la federación nacional como para las territoriales, hemos leído, recibido y visto ejemplos de clientelismo, servilismo, favores…o en resumen: “estás conmigo o estás contra mí”, como ha quedado demostrado en el auto del juez.
Queda muy bien decir que: “como asambleísta, puedo decidir a qué candidato votar”. Pero la verdad es que cuando se reciben, se han recibido o se recibirán subvenciones, ayudas, favores o “clientelismo” de uno de esos candidatos, la ecuación resulta bien fácil.

A algunos nos han preguntado históricamente si estábamos en alguna guerra o teníamos algún enfrentamiento concreto, pero creo que con lo que se ha podido leer en el auto del Juez Pedraz, ha quedado demostrado que simplemente pretendíamos que saliera todo a la luz, y ello sirviera como detonante para provocar un cambio de estructura obligado, porque en esta estructura, los que formamos parte real de nuestro deporte, ni tenemos voz, ni tenemos voto.
Ahora le tocaría actuar “de oficio” al CSD, que como máximo responsable del deporte en España, tiene la exigencia de modificar todo lo necesario para que este tipo de situaciones, de la que tan sólo hemos conocido la punta del iceberg, desaparezcan de nuestro deporte.

Una estructura asamblearia, tal y como está constituida la federación española de fútbol y las territoriales, ha quedado demostrado que es fácilmente prostituible, por lo que el cambio debe comenzar por ahí. Es inaceptable que, para elegir un presidente del gobierno, todos los ciudadanos podamos votarle, pero para elegir a un presidente de una federación, debamos votar a un intermediario, que finalmente pueda decantar su voto personal, en función de cómo amanece el día.
Creo que la propuesta es bien simple y todos los que formamos parte de un deporte deberíamos poder participar directamente en la elección de nuestros gestores, mediante una fórmula distinta que garantice los resultados democráticos. Una fórmula en la que cada candidato a la presidencia sea votado directamente por todos los individuos federados, para que votemos en función de su propuesta electoral, y no por los miedos o favores que un asambleísta pueda ejercer y recibir.

Este presidente, elegido por mayoría de votos (1 federado = 1 voto), elegirá a su junta directiva. Y tanto el presidente como su junta directiva, tendrán una capacidad concreta de gestión, pero que estará limitada y supervisada periódicamente por un tipo de organización constituida por representantes territoriales, que no ostenten cargo federativo, y que hayan sido el resultado de votaciones territoriales libres.
Estos dos mecanismos de elección libre, democrática y sin dependencia de ningún tipo entre ellos, es decir, un presidente elegido por todos, y un órgano de decisión y supervisión elegido también por todos, pero a través de canales distintos, es la única fórmula que garantizaría que un presidente pueda desarrollar su programa de gestión, y un órgano de control, supervise y autorice el cumplimiento del mismo, y por lo tanto la gestión sana y transparente de lo que debería ser un deporte.

Lo injusto, ilógico, indecente o inmoral de nuestro Futsal

amigos2Cada vez me pregunto con más insistencia si sirve de algo expresar por cualquier medio o método, aquello que consideras injusto, ilógico, indecente o inmoral.
Y no tan sólo porque no se consigue sensibilizar lo suficiente a aquellas otras personas que piensan como tú y animarles a provocar un cambio, sino porque además, con cada acto de expresión, acumulas un currículum de valoraciones negativas para con aquellos que defienden y amparan las acciones injustas, ilógicas, indecentes o inmorales.
No quiero hablar de tantas y tantas situaciones que vivimos a nivel social, que aun pareciéndonos incomprensibles que sucedan en una sociedad democrática, lamentablemente no podamos ser capaces de cambiar, a pesar del posicionamiento en contra y unánime de muchísimas personas.

Ayer leí un excelente artículo de FUTBOLSALAWEB ( http://futbolsalaweb.com/caos-la-configuracion-del-futbol-sala-nacional-regional/#respond ) , y me gustó mucho, no sólo por la exposición tan precisa de la realidad de nuestro Futsal en categorías intermedias, sino porque identifica muy claramente cuáles son los grandes males de nuestro querido deporte.
Pero lamentablemente estoy convencido de que esta realidad tan bien descrita no será así para unos cuantos. Bien porque están en una posición dominante que no pretenden cambiar aun siendo minoría, o bien porque el beneficio que obtienen de esta realidad es tal, que ya les va bien que continúe así por mucho tiempo.

Y por eso me pregunto ¿Quién decide lo que es justo o no?, ¿quién decide lo que es lógico, decente o moral? Porque está claro que si quien tiene el poder, además dispone tanto de la capacidad de mantenerlo por cualquier medio, como de la ventaja que supone que los que desean cambiar esta realidad no tienen, no quieren y no pueden hacer nada para cambiarla…todo permanecerá igual por tiempo indefinido.

RFEFLamento ser tan pesimista, pero es una realidad. El motor de nuestro deporte somos nosotros, y no quien nos gestiona. Pero lamentablemente ese motor no funciona coordinado. La base y la esencia de nuestro deporte la formamos deportistas que en su mayoría no quieren implicarse en nada más allá que su día a día. Muchos escuchan tus explicaciones viscerales pero miran hacia otro lado. Otros te comprenden pero no es su principal problema. Algunos hablan públicamente con una hipocresía que roza el delito. La mayoría ya están bien como están y con lo que le dan…

Podríamos escribir cientos de artículos sobre ejemplos de lo que es injusto, ilógico, indecente o inmoral en nuestro Futsal, pero creo que además de no cambiar nada, seguiría perdiendo vidas.
Pero si quiero dejar un penúltimo comentario de un iluso, para el que en estos momentos, iniciativas como el Futsal Olímpico o la independencia total de las estructuras del Fútbol no sólo no son prioritarias, si no que creo no nos aportarían soluciones a nuestros problemas. Porque desde la ilusión de un iluso, el problema está en la desunión de nosotros mismos. Unión, criterios comunes, objetivos únicos y compartidos. Eliminar los intereses personales y económicos-individuales, las envidias y las ansias de poder. Tener claro lo que nos hace daño y desde un #FutsalUnido trabajar para cambiar lo que es injusto, ilógico, inmoral e indecente.

Tenemos el cambio en nuestra mano

RainlendarTanto en las elecciones a la RFEF como a las Territoriales, la falta de información ha sido la clave durante todos estos años. Y ha sido la clave, porque promover un proceso de votaciones basado en la desinformación y el miedo siempre ha condicionado el resultado final.

Todos tenemos experiencias sobre cómo afecta a nuestro deporte y a nuestra actividad como participantes del mismo, quién y cómo dirige nuestro deporte.
Y la gestión de nuestro deporte tanto a nivel nacional como territorial necesita un cambio drástico.
Para ello, lo primero que debemos saber es que el cambio está en nuestra participación…en nuestro voto.
Las dirección de la RFEF y de cualquiera de sus Federaciones Territoriales están basadas en una estructura asamblearia, en la que todos los deportistas elegimos a nuestros asambleístas o representantes, y estos, con nuestro voto delegado, eligen al presidente.
Pero si la desinformación y el miedo provocan que nosotros como deportistas no podamos o no queramos ejercer nuestra propuesta en forma de voto, jamás podremos conseguir que nuestros gestores sean los que realmente deseamos.

En las próximas elecciones a la RFEF tienen derecho a voto para elegir a nuestros asambleístas delegados, TODOS los clubs, jugadores y entrenadores que compiten actualmente en categoría nacional y también lo hicieron durante la pasada temporada.
¿Habéis calculado cuantos votos en toda España suman los clubs de las categorías de 2aB y 3ª, que constituyen el fútbol sala no profesional?
¿Habéis calculado cuantos votos en toda España suman los jugadores de las categorías de 2aB y 3ª, que constituyen el fútbol sala no profesional?
¿Habéis calculado cuantos votos en toda España podemos sumar los entrenadores en equipos de 2aB y 3ª, y que no somos profesionales?
¿Realmente creéis que no somos NOSOTROS los que PODEMOS CAMBIAR A NUESTROS GESTORES?

Una despedida nunca es fácil

IMG_0697Entrenador: “Dícese del que prepara y entrena…”
¿Y sólo eso?
Porque se les olvida palabras como planificar, dirigir, formación, experiencias, aprender, motivar, trabajar, sentir, pasión, ganar, perder, decepción, disfrutar, mejorar, compartir, problemas, alegrías, ilusión…

Ilusión por lo que haces y por lo que vives.
Ilusión para crecer, para mejorar.
Ilusión para seguir aprendiendo y seguir enseñando.
Ilusión para planificar, para desarrollar, para alcanzar.
Ilusión para motivar y no convertirte en un aburrido, insensible, monótono, predecible y apático entrenador.
Ilusión que está en uno, pero que necesita de una experiencia viva y vital cada día.

Experiencia fantástica como la vivida en Manresa desde el inicio.
Experiencia que arrancó hace un par de años en un club prestigioso al que envidiaba entrenar.
Experiencia que me ha permitido vivirlo y disfrutarlo como esperaba.
Experiencia que me ha ofrecido poder trabajar y conocer a gente fantástica que llevaré siempre en el recuerdo más personal.
Experiencia que como todas, te hace crecer al descubrir lo malo y lo bueno que tenemos los terrestres.
Experiencia que con trabajo y por sorpresa casi nos lleva a retos de nivel superior, pero que se ha ido desvaneciendo como se desvanecen otras tantas cosas del mundo actual.

Porque lo actual, lamentablemente no me da para la marca mínima de ilusión.
Porque lo actual no me es suficiente para desarrollar un proyecto, una idea, un trabajo como pide mi cuerpo.
Porque lo actual tiene aristas que no he puesto yo, con solución de muchas incógnitas y no todas en la misma ecuación.
Porque lo actual podría ser mejor o peor, pero debiera ser diferente.
Porque lo actual y mi ADN me piden actuar.

Tengo que actuar en consecuencia, y sin garantía de un mañana mejor, decir que hasta aquí he llegado en esta vivencia.
Tengo que actuar para que mis razones no perjudiquen el sentido común.
Tengo que seguir aprendiendo y enseñando para aquel que quiera enseñar y aprender.
Tengo que seguir compartiendo camino con la pasión y con la ilusión.
Tengo que parar y buscar otros retos.
Tengo que sentirme completo con lo que digo, con lo que hago, con lo que puedo hacer y con lo que puedo decir para no convertirme en un aburrido, monótono y apático entrenador.

Una situación desagradable

Bloc notasSuele ser muy frecuente la actitud pasiva cuando observamos que el problema le afecta a otros. Aunque tal vez debido a la situación socio-política actual, somos cada vez más los que mostramos abiertamente nuestra sensibilidad ante las situaciones de injusticia o de problemática grave.
Frente a situaciones conflictivas, la primera actuación debe ser siempre el diálogo, el acercamiento, la flexibilidad…incluso la negociación si es que aparece la posibilidad.
Pero desgraciadamente quien se encuentra en posiciones de privilegio y de autosuficiencia gestionando nuestro deporte, no llega a entender que cualquier colectivo, y en este caso el de los entrenadores, debe ser tenido muy en cuenta, pues somos una parte activa, importante, viva y presente del fútbol sala.
Yo aporto información de la situación desde la perspectiva de los entrenadores de fútbol sala, pero la federación de fútbol engloba a ambos colectivos, y por lo tanto, entrenadores de fútbol y de fútbol sala estamos afectados por los mismos problemas.

Es inconcebible que para el desarrollo y crecimiento de un deporte como el futsal, no se tenga en cuenta…es más, se menosprecie, la participación de algunos de los actores principales, máxime cuando de forma clara y abierta se ha intentado encontrar vías de diálogo para aportar nuestra experiencia, nuestros conocimientos y nuestras inquietudes como entrenadores.
Pero esta actitud de desconsideración por parte de los dirigentes deportivos no va a ser suficiente para que expongamos primero y trabajemos después para intentar resolver los graves problemas que nos afectan.
Muchos nos aconsejan tratarlo desde un entorno público, pues los intentos de diálogo y de entendimiento han sido nulos. Tal vez ésta deba ser la forma acertada de actuar a partir de ahora, pues la capacidad actual de los medios de comunicación y de las redes sociales puede mostrar nuestras inquietudes, nuestras necesidades y también nuestra fuerza.
Os recomiendo leer este dossier…

http://www.anefs.es/index.php/anefs/item/300-dossier-informativo-sobre-situaciones-que-afectan-al-colectivo-entrenadores-futsal